28 julio, 2010

9 comentarios:

  1. Autorretrato Nº5

    En Tunquen hicimos muchas cosas, Benjamin es una compañía divina, entre ambos planeamos infinidad de pequeñas aventuras y actividades. Salimos de exploradores de senderos ya conocidos, aunque nos topamos con cientos de piedras que nunca antes habíamos visto. Vimos olas de diez metros que nadie jamás pudo imaginar, alcanzando el verdor costero y ocultando todas las rocas anteriores. Y por las noches jugábamos ludo y veíamos fotos. La sesión de fotografías fue inmensa, alrededor de dos mil, fácilmente. Yo le expliqué a Benjamin mi dificultad de entrar en esos recuerdos y le hice ver que la tristeza a veces es una condición necesaria que uno carga con ella y que hay que saber vivirla y eso no es necesariamente malo. Ver esas fotos me produjo estados de melancolía tremendos, pero al final terminábamos riéndonos siempre y hasta aburridos de tanta imagen.

    ResponderEliminar
  2. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 8:38

    Mi fantasma es un cuerpo femenino, de eso ya casi no hay dudas. Podría aventurarme y decir que anoche dormimos juntos? parece ser.

    ResponderEliminar
  3. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 8:47

    Anoche llegué a casa extenuado,me duché y me preparé una cena, me llamó C,hablamos del blog y de su fulminante e inexplicable explosión planetaría,(hoy ya va en el doble de visitas que ayer a esta misma hora), quedamos de vernos hoy. He jugado badminton como hace tiempo no lo hacia, estuve dentro mentalmente todo el tiempo, lo que me permitió ganar todos los partidos. Por unos instantes siento que estoy volviendo y de pronto unas partículas elementales de felicidad se incorporan en mi cuerpo y mente.

    ResponderEliminar
  4. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 9:36

    Me fastidia pensar que fue C quien me presentó a M y que ahora ellas se odian, no se si a muerte, pero declaradamente se detestan, "huevadas de minas" diría Bertoni, probablemente.

    ResponderEliminar
  5. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 9:48

    Lo del Tavelli se ha transformado en el lugar de las grandes declaraciones, para saldar cuentas y aclarar asuntos, supuestamente de suma importancia. Con M fue igual,bueno, hasta por ahí no mas, la cité en Tavelli para cerrar nuestro fugaz y tórrido romance. Pero M es algo mas que complicada y sobre todo demasiado caliente. Como una de esas escorpionas tenaces y malignas logró darme vuelta mis argumentos y claro, como yo pertenezco al mismo séquito zodiacal, terminamos en lo único que sabemos hacer bien.
    Pero esta fue la última, quizá era la forma para M y para mi, el Tavelli fue el caldo de cultivo y el aperitivo, el plato de fondo lo devoramos a cuatro cuadras de ahí.

    ResponderEliminar
  6. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 11:20

    He colocado pinturas muy hermosas en mi nuevo departamento, estoy ahí desde fines de enero. Podríamos decir que el carácter minimalista ha mutado hacía lo que conocemos como el diseño y la decoración de actualidad. Carmen y los niños han jugado un rol preponderante en todo este ajuste y cambio del espacio. Al final de cuentas debo reconocer que una morada necesita eso: un espacio acogedor y amable.

    ResponderEliminar
  7. En mi pieza he colocado en el muro enfrente de mi cama, el retrato del Nono, mi abuelo querido. Me fascina esta pintura, como quedó representada su figura. El aparece en medio de la escena, atento, expectante, a punto de decir algo o mas bien a punto de avanzar, con una pierna ligeramente mas adelante que la otra, sus zapatillas de lona celeste y rodeado de un doble plano de color verde: abajo el suelo claro destella luz y arriba la oscuridad oliva. Todas las noches lo observo, sobre todo cuando me despierto en plena oscuridad, el está ahí mirándome, vigilando. Desde mi gran ventanal entra la luz de la ciudad y siempre mi Nono, él, está ahí, presente.

    ResponderEliminar
  8. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 15:24

    o, en el muro de mi habitación he colocado, enfrente de mi cama, el retrato del Nono.

    ResponderEliminar
  9. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 15:39

    esta noche trataré de hacer el amor con ella,
    mi querida fantasma
    al menos una cosa es segura, supongo,
    no necesitaré condón

    ResponderEliminar

Compatir