27 julio, 2010

10 comentarios:

  1. Nº3



    He vuelto a la pintura y con ella y a través de ella, les contaré una historia simple y al mismo tiempo extraordinaria.

    ResponderEliminar
  2. R me ha dado consejos decisivos, el es un gran amigo y siempre logramos conversar de un modo tan relajado. R piensa que yo estoy bien, reconoce que las locuras en las cuales me he visto envuelto no son dañinas. R conoce la mejor historia, la mas delirante de todas: los tres días con F. R me aconsejó de no contarla a nadie y menos aún de publicarla en el blog.

    (. Este es un comentario que hice ayer pero que me parece relevante para la continuidad y comprehensión de esta historia.)

    ResponderEliminar
  3. Me encantan!! Ojalá yo supiera pintar así de bien :)

    ResponderEliminar
  4. Capitán Zanahoria28 de julio de 2010, 8:54

    Gracias Sandra! y me pregunto, acaso tu pintas? porque tu comentario induce a pensar que tu al menos realizas una práctica con este medium. Si es el caso, te diría que se puede. La clave está en la disposición y ganas de sacar algo adelante, todo lo cual requiere de un esfuerzo no menor. Pero sobre esto también se pueden decir muchas cosas mas, y al momento ahora de evocarlo me trae recuerdos precisamente muy parecidos y que el resultado fue un desastre, pero eso no fue culpa de la dificultad con la pintura. Todo está en la persona.

    ResponderEliminar
  5. Ayer por la tarde salí a dar un breve paseo por el barrio, me dirigí a BB con la intención de arrendar algunos films, los martes es mas barato el arriendo. Pero al llegar a la esquina de Alianza con Vitacura doblé a la derecha, en dirección del supermercado. Para ir a BB hay que subir una cuadra. Entonces entre al Ekono, así se llama esta cadena de supermercados, por reflejar en su slogan como siendo el lugar mas "ekonomico". Compré el asqueroso pan de siempre y tomé una botella de vino pensando en mi cena que tenía esa noche.
    Un señor de edad, mientras estabamos en la fila para pagar, me dijo, se da cuenta "joven" (me dijo joven), aquí tienen siempre a una sola persona que atiende las cajas y mire el resultado, una espera tediosa y además, fíjese, tan pocos productos y de tan mala calidad casi todo, luego balbuceo algo que no comprendí y terminó diciendo el ekonomalo, así se debería llamar y yo en un alcance mental y absolutamente y silencioso pensé en mi dibujo "saqueonami" que había realizado días después del terremoto. Al final volví a casa y no pasé por BB, pensé, total tengo la literatura para la semana y hoy mi cena con F

    ResponderEliminar
  6. Capitán Zanahoria28 de julio de 2010, 11:56

    Un comentario al pasar, acabo de ver las estadísticas de visitas al blog,todo estaba en orden hasta ayer y hoy se han disparado a las nubes. Que ha sucedido, será la aparición del autorretrato como figura de soledad, imposible. Es el primer día de publicación, debiera por lo menos haber pasado algunos días y parece un complot planetario, ya que las visitas se propagan desde todos los puntos del planeta. Que decir? El paradigma del autorretrato, el que supone ausencia del otro,aquí es observado (on line), por cientos de otros "autorretratados" la paradoja.
    Claramente algo ha ocurrido, le consultaré esta noche a mi fantasma, porque como ya saben, descubrí que también me habla.

    ResponderEliminar
  7. Justo hace un año y medio de mi separación con Carmen. Es inevitable no mirar hacia atrás y hacer el ejercicio de recordar. Intento trazar una línea de explicaciones, de motivos y no intento justificar nada. Las cosas han sucedido así y el tiempo transcurre.
    Yo no ando bien. Pero hoy me siento fuerte y con una disposición a ganarle la mano a esas formas del vacío que tan a menudo se presentan, sobre todo por las avanzadas noches de este extraño invierno. Mi entereza se apoya en saber y ver que los niños, mis hijos están bien y que los amo inmensamente. Y también ver a Carmen recuperada, entera, esa disposición en ella que la hace inigualable, única; De una fuerza hermosa que irradia ternura y seguridad. A menudo y constantemente converso con ella, nos entendemos increíblemente bien. Y a veces esto no es bien percibido por terceros cercanos y que tanto nos conocen. Pero lo que importa es que solo Carmen y yo sabemos lo que existe entre nosotros.

    ResponderEliminar
  8. Te vi

    desde aquí

    te veo

    me espías

    te vi

    y veo

    que no solo tu

    me ves

    también me sigues

    eres tu?

    ResponderEliminar
  9. Capitán Zanahoria28 de julio de 2010, 16:33

    He logrado pasar con dificultad, con ayuda, pero he cruzado la línea? o acaso ahora me encuentro justo encima de ella, es tan ancha, podría volver si quisiera. Aunque se que el error sería garrafal. En realidad sabemos que no hay vuelta atrás y sabemos que el futuro es incierto. Por eso transito por la linea, ancha será pero me veo como en un trapecio. ahora me voy hacia mi izquierda mañana volveré desde otro borde. De todos modos ahora yo no espero a nadie, parece que ella llegó a buscarme justo cuando menos lo esperaba. Y no es el azar es lo que tenía que pasar.

    ResponderEliminar

Compatir