29 julio, 2010

13 comentarios:

  1. Autorretrato Nº9

    Ella me reconoció, lo he visto en la sorpresa disimulada de su rostro. No fue inmediato, pero me ha reconocido. Cuando me preguntó que qué se nos ofrecía para beber, yo dije con cierta ironía, lo de siempre, dos escudos. Mas tarde al salir me retrase en la puerta dejando que M se adelantara , me quedé solo un instante en el vestíbulo y entonces la he visto aparecer. No me aguante las ganas de preguntarle: ¿ Se acuerda de mi? Ella me ha respondido con el mismo disimulo de hace cuatro horas atrás, Mire usted, aquí viene tanta gente, vaya a saber una.

    ResponderEliminar
  2. Capitán Zanahoria29 de julio de 2010, 20:00

    Estar solo para mi en estos momentos es necesario pero como ya lo he manifestado, no significa que adopte la consigna del pequeño saltamontes shaolin, y me transforme en un monje. Al contrario, estar solo significa, la deriva constante, no la locura delirante, entendamos bien, esta ya la tuve a mediados de mayo pasado, un desenfreno y angustia total que es incontable . Ahora estoy en la calma del situasionismo, una deriva que significa estar, transitar por el espacio, sin buscar nada preciso, trabajar mucho, tener sexo cuando lo deseo, que es siempre. vagar, conversar con mis amigos y edificar el proyecto artístico mas importante de mi vida. en eso estoy, a la deriva, lo que significa a la búsqueda de un centro y en ese centro el vacío absoluto y en ese vacío,el centro mismo del vacío y la nada. A partir de aquí comenzaré mi proyecto el cual seguramente incluye a la hermosa y fulgurante F.

    ResponderEliminar
  3. acá no oyes.
    dicen que el número 9 representa el cierre de ciclos, si asi fuera en este primer ciclo de autoretratos me falta la expresión feliz.
    ka

    ResponderEliminar
  4. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 8:08

    Pero Ka, parece que usted no leyó la última frase donde dice claramente: "el cual seguramente incluye a la hermosa y fulgurante F

    ResponderEliminar
  5. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 8:09

    ¿ que es la felicidad?

    ResponderEliminar
  6. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 9:49

    Esta mañana como todas las mañanas al llegar a casa donde viven mis niños con Carmen, solté a Tebo, Tebo es el perro de la casa, es de raza "ladrador" Lo dejo un par de minutos para que se expanda y sobrevuele corriendo y marcando arboles y esquinas. Al cabo de un rato salgo a llamarlo y no estaba y no aparecía y no apareció.

    ResponderEliminar
  7. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 9:53

    entre (...) Ka, tu eres "kabalistica, crees en esas cosas el 9 y los fantasmas y que se yo? parece ser, no? yo no creo, pero se me aparecen igual. Anoche logré tener contacto físico, por fin , con mi fantasma. fue sobrecogedor, y no estoy cuenteando para nada, créeme.

    ResponderEliminar
  8. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 10:05

    Benjamin cuando supo del extravío de Tebo se fue desconsolando y al final su llanto me tenía mal. Salimos a su búsqueda, yo le encargue al guardia de la cuadra un sector y le dije a Benjamin que se calmara y se fuera al colegio, que Tebo iba a aparecer tarde o temprano. Ni caso me hizo, estaba en crisis total. Yo salí en dirección de Espoz, me di toda la vuelta por Luis Carrera y luego,bajando por Pasteur, pasada la entrada del colegio, veo por fin a Tebo, parado, inmóvil en la vereda, me pareció tan extraño.

    ResponderEliminar
  9. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 10:46

    Le hice cariño, no tenía su correa, algo le había sucedido. Hice que me acompañara y se vino detrás mio muy despacito, cuando llegaba a la casa, divise a Tella y al guardia que conversaban en la esquina, les pedí ayuda para entrar a Tebo, ya que él extrañamente se negaba a hacerlo. Mientras tanto yo tomé la bicicleta de Gabriel y partí como una flecha a buscar a Benjamin que estaba al fondo de la calle Bartolome de las Casas, Lo diviso lo llamo y que es lo que veo: Benjamin con Tebo. Tebo con su correa violeta y su semblante de siempre. Entonces que perro era el que estaba en la casa ahora, le dije a Benjamin, Plop!

    ResponderEliminar
  10. hahaha... soy supersticiosa muy mucho. no tengo idea de que sea la felicidad, pero la expresión feliz es fácil de reconocer, aunque nunca se haya sido feliz (cosa díficil pienso), ehmmm. los 9 cierre de ciclos, los 10 cambios bruscos, fuertes, pero buenos al final... eso dicen, yo pienso en los años, 09 el año pasado, 10 este... quizás no concuerde para ud...

    la historia de Tebo, es una viñeta todo el rato... hasta con moraleja... hahaha.
    saludos Ka

    ResponderEliminar
  11. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 16:08

    Bueno, el epílogo en la historia de Tebo era que cuando llegamos de vuelta a casa Tebo no le gustó nada la idea de encontrarse con un intruso en su guarida, hubo que hacer malabares para retirar al impostor y luego que Tebo recuperará su sitial.
    Pero la interrogante grave de todo este asunto es: como mierda me pudo pasar algo así, de confundir a Tebo con otro. Será acaso que yo mismo sigo tan confundido como hace un rato ya.

    ResponderEliminar
  12. Capitán Zanahoria30 de julio de 2010, 16:50

    Ka, existe un librito precioso que se llama Selma de Jutta Bauer, es un cuento para niños, digamos, es muy breve e ilustrado de un modo magnifico.
    Búscalo, ahí se dilucida al parecer lo que para algunas almas simples podría ser la verdadera felicidad.

    ResponderEliminar

Compatir