03 julio, 2010

7 comentarios:

  1. Un poco como estas líneas que estructuran una imagen de sexo, es posible que el dibujo que se corresponde con el universo sexual sea una suerte de tara para algunos y para otros un escape hacia una terapia o simplemente una experimentación mental de lo que estamos deseando o buscando simplemente como experiencia. Esto último es lo que busco para esta noche. Y viva España, estoy con ella!!!

    Capitán Zanahoria

    ResponderEliminar
  2. repites dos veces simplemente y es un cabrón y aburrido discurso el que haces en tu blog, porque mierda decir eso capitán, a quien le hablas sexo?
    joder tío!!!

    ResponderEliminar
  3. Capitán Zanahoria4 de julio de 2010, 10:54

    Hablaba a partir de una representación, desde esa imagen puntual lo que hago es divagar. la resultante nos puede proyectar hacia ficciones o tal vez hacia líneas de fuga que pueden consolidarse como reales, no es mas que eso una divagación, un anhelo, un deseo.
    Y como dice Daniel Arasse la mirada de lejos es la del placer de lo que vemos, la mirada en la cercanía del detalle es la que gatilla el goce, y cuando un está dentro del detalle ya es imposible escapar a la experiencia, como dicen por ahí: es sabio mantenerse a ralla, pero la noche es incierta y a falta de lucidez me he internado en el detalle y el fenómeno que de aquí se desprende.

    ResponderEliminar
  4. Veo que algunas de sus devotas admiradoras han empezado a ofuscarse con usted Capitán. Siempre he pensado que lo mejor es separar aguas, o bien usted explica una obra, un dibujo o una representación, y por otro lado cuente una historia, cualquiera sea esta, pero mezclar las dos formas no hace mas que crear un mal entendido. La estrategia de lo “incierto” o estética de la “incertidumbre” , como tanto le gusta nombrar a esta forma artística a usted Capitán, le puede acarrear problemas. Digo yo.

    ResponderEliminar
  5. Okaze de psikanaliza kunveno ĉe la viena universitato, Wilhelm Reich renkontiĝis kun Freud, kiu donis al li du el siaj libroj kaj kuraĝigis lin. Poste, Reich aktive partoprenis al psikanaliza seminario, kiun li rapide estris kiel subdirektoro. Li kreis kun Sándor Ferenczi la teknikan seminariejon (kie oni diskutis pri analiza teknika parto de psikanalizo) kaj eldonigis plurajn librojn, unu el ili Die Funktion des Orgamus (1927), kie li priskribis ke la fundo de la neŭrozoj alvenas de malordo de la reprodukta funkcio, kaj en kiu li klarigis novan koncepton de seksa ekonomio, t.e. socia kaj persona agmanieroj por plugardi fluida siajn emociajn povojn. Reich konsciigis ke, ĝenerale, la kaŭzo de la neŭrozoj alvenas de soci-ekonomiaj problemoj (loĝejaj problemoj, ĉefe por la junuloj, ekonomia memstara problemo de la ino, malfacileco atingi bonajn kontraŭkonceptrimedojn, ktp). Li teamiĝis kun kuracistoj, flegistoj por helpi la homojn de la malriĉaj kvartaloj de Vieno. Li kreis psikanalizan seminariejon senpagan por la malplej riĉuloj. Pro sia implikado en la sociaj aferoj, sia psikanaliza komunumo obligis lin translokiĝi en Berlino, Germanio, en 1930. Tie li alliĝis al la Komunista partio cele de pli facile atingi la junulojn, kiuj estis ribelantaj kontraŭ siaj viv-kondiĉoj, tiamaniere ke li povu konsili ilin pri seksologio, ĉu konference ĉu perlibre. Li ne konsentis kun la sen-politikado de la Psikoanaliza Asocio. Por pli antaŭenigi sian varbadon ĉe la amaso li kreis SEXPOL (Zeitschrift für Politische Psychologie und Sexualökonomie - Revuo pri politika psikologio kaj seksa ekonomio), publikaĵo pri la viv-kondiĉoj modernaj kaj la plena disvolviĝo de la seksa kontentigo ĉe la popola amaso. Sexpol altiris al si nombrajn asociojn, pli ol cent mil aliĝantojn kaj estis malpermesita kiam kreskis la nazia ondo.
    La amikecaj rilatoj kun Freud estis bonaj ĝis tiel kiel Reich "nur sintenis al psikoanalizo": li estis de la intimaj proksimaj personoj. Sed disakordo aperis ekde kiam Freud proponis la teorion pri Thanatos kaj Eros: laŭ Reich, Thanatos ("la morta instinkto") estas nur dua impulso, akirita dum la vivo de la suferanto, ne la unua, tiel kiel pensis Freud. Plie, al tio sin aldonis la risko, ene de la aktoj mem de Reich vidalvide la nova estraro de nazia Germanio, rilate al iu kiu tro alproksimiĝis de la Komunista partio: ja, la rilatoj inter Freud kaj Reich malkonstruiĝis.

    ResponderEliminar
  6. SexPolitics - Reports from the Front Lines is the outcome of a project launched by Sexuality Policy Watch (SPW) in 2004—a transnational, cross-cultural research initiative that we hoped would capture some dynamics of sexual politics in our time. The perceived need for such an effort grew out of the political contradictions we are experiencing. On the one hand, the revival of religious extremisms of all kinds, the “war on terror” with its rationalization of unrelenting militarism and torture, the shadow of US military hegemony, and an atmosphere of unbridled power create unusually dangerous times for those committed to social justice, peace and human rights—particularly the rights to health, bodily integrity, and pleasure. They are dangerous in very particular ways for sexual and gender outlaws, whether they be gays and lesbians, transgender and intersex people, unmarried youth, sex workers, or heterosexual women trying to live a “non-traditional” social and erotic existence.

    At the same time, global transformations of recent decades have opened up important new spaces in almost all societies and institutions for advocacy and activism in defense of gender equity and sexual freedom. Increasingly extensive global flows—not merely of capital, but of people, technologies, images, and ideas—have made possible not only the spaces of local struggle in which the politics of contested bodies have increasingly taken place, but also the emergence of important and growing transnational movements and activist networks. These networks have begun to change the contemporary landscape of sexual and reproductive health and rights, opening up new dialogues and debates in arenas as local as clinics and brothels and as global as the United Nations. And they produced SPW itself and its collective work, including this book.

    The project that ultimately became SexPolitics started with a broad meta-question: How and why are gender and sexuality being used in political power struggles within and across countries and institutions? Researchers for 10 case studies - 8 country settings (Brazil, Egypt, India, Peru, Poland, South Africa, Turkey, and Vietnam) and 2 institutional ones (the United Nations and the World Bank) - were asked to investigate this question through three analytical streams: hegemonic discourses (about the meanings of “manhood” and “womanhood,” sexuality, youth, etc.); political processes (local, national and international); and key actors (politicians, religious and medical authorities, NGOs). Then case study authors identified what they considered the most critical sexuality-related issue or issues in their particular country or institutional setting and examined these issues from the perspectives they determined would provide the greatest insights.

    As a result of this open-ended process, the case studies reflect great differences in theme and emphasis, some focusing more on HIV/AIDS, some on reproductive health, some on issues of gender and sexual identity. Yet common threads bind them together as well. First is the shared sense that the local and the global are always and necessarily intertwined and that our studies needed to show this two-way reverberation. Second is an understanding that sexual politics are always on some level about power and that attempts to destabilize traditional gender and sexual relations will threaten established political, religious and familial hierarchies. Last but not least is the commitment of all the case study authors, and SPW as a transnational program, not just to doing research for its own sake but also to furthering an agenda of change that brings together social justice and erotic justice. We seek to build a world where pleasure and well-being are no longer exceptional or the prerogative of a few.

    ResponderEliminar
  7. Doctor Stanley Polarbip4 de julio de 2010, 16:54

    Derecha sexual
    Compartir
    Archivado en: represión,derecha,masturbación,sexo,clítoris,sexo oral,tabú
    Merece un estudio en profundidad el nivel de represión sexual de buena parte de la derecha ultraconservadora española, al menos de puertas para fuera.

    Desde el rechazo más absoluto por las relaciones homosexuales, buscando a psuedopsicologos capaces de afirmar que es una enfermedad curable, hasta los insultos del colaborador de Intereconomia hacia un cargo público por entender que la masturbación es algo natural y habitual. Todo lo que tenga que ver con la normalidad sexual, la aceptación y conocimiento de nuestro cuerpo y de los placeres excitantes enervan a ese sector reaccionario hasta el enfurecimiento colérico y hasta el insulto en pantalla.

    Cada vez que se ofrece a los jóvenes mapas del clítoris el revuelo se reactiva, con odio, contra quien promueve la distribución y elaboración, mientras que no se escucha ni una sola voz en contra de ese mismo sector cuando una asociación de familias numerosas de Pozuelo de Alarcón edita (con fondos de la Comunidad) una revista en la que asegura que la mujer debe ser sumisa respecto al hombre y poco menos que estar al servicio de este.

    ¿Serán los mismos? ¿Quienes recomiendan a las mujeres que no "cansen a sus maridos con inútiles quejas para evitar las desuniones" son los mismos que se alarman porque sus hijas puedan conocer con detalle su clítoris? ¿Son los mismos que hablan de que se están perdiendo los valores y que vivimos en una sociedad de moral laxa?

    De ser así, tendrían que mirárselo ya que preferir la sumisión de la mujer ante el hombre frente a una sexualidad agradable y segura o afirmar que fumar es mucho menos perjudicial que masturbarse, desde luego hace palpable eso de la moral equivocada.

    Va a ser cierto que algo estamos haciando mal como sociedad cuando todavía hay quienes piensan en el sexo (el de los demás, claro) como si de una enfermermedad se tratara, si sigue habiendo gente que cree que la masturbación no existe, que el sexo oral no lo practican sus hijas o que los que se emborrachan son siempre los hijos de los demás.

    Ese mapa del clítoris, esa guía sobre sexo oral, será la que permita a las niñas españolas saber que existen y se contagian las enfermedades de transmisión sexual, que el sexo es natual y no represivo, que se puede obtener un gran placer con la masturbación o un gran estrés si se convierte en una acción compulsiva. Esas guías tienen el fin de evitar que en el futuro haya personajes en Intereconomía insultando a una mujer por querer ofrecer esta información tan valiosa a las futuras generaciones.

    por albertosotillos

    ResponderEliminar

Compatir