01 julio, 2010

15 comentarios:

  1. La literatura no es contraria a la Vida; no es su simulacro, su sombra, su representación fantasiosa u original, sino que mantiene con ella –con La Vida- una identificación en obra.

    Desde aquí quiero pensar que, en la ocurrencia como dice Alvaro, El Arte Contemporáneo -o más bien El Artista Contemporáneo - hace de esta identificación entre la obra y la vida un espacio infinitamente pequeño o infinitamente grande por donde circulan las cosas del mundo.

    El artista contemporáneo, como el hombre del que he hablado no sin cierto pudor, trabaja con el ser de las cosas, incluido él mismo ahí. El no dice esas cosas solamente, menos aún las representa o las imagina. En algún sentido, es esas cosas. Pero para serlas, para decirlas o para “representarlas”, permanece siempre en el vértigo de la desaparición: de la desaparición del autor, si utilizamos una referencia “clásica” en la crítica contemporánea , pero más radicalmente con la amenaza siempre en ciernes de la desaparición del Arte mismo. El es así un héroe trágico y crítico que, a menudo sin saberlo, se enfrenta a la devastadora violencia de una exclusión arrogante o con el Mercado Común de la Banalidad. Y lo hace, en el límite, con los mismos recorridos que el mundo le ofrece para su errancia insensata, con las mismas cosas que, desprovistas de su valor “metafórico” o “representacional”, no terminan sino que refiriéndose a si mismas, sea en la devastación o en la escritura y El Arte.

    Roberto Aceituno

    ResponderEliminar
  2. Capitán Zanahoria1 de julio de 2010, 17:30

    L'autoportrait, figure de l'artiste par lui-même, est un exercice que de nombreux peintres ont pratiqué. Le genre, qui semble absent dans l'antiquité, et exceptionnel au Moyen Âge, émerge avec la Renaissance, lorsque l’individu devient en soi un centre d’intérêt majeur.

    ResponderEliminar
  3. Lo Que Necesito de Ti

    No sabes cómo necesito tu voz;
    necesito tus miradas
    aquellas palabras que siempre me llenaban,
    necesito tu paz interior;
    necesito la luz de tus labios
    ! Ya no puedo... seguir así !
    ...Ya... No puedo
    mi mente no quiere pensar
    no puede pensar nada más que en ti.
    Necesito la flor de tus manos
    aquella paciencia de todos tus actos
    con aquella justicia que me inspiras
    para lo que siempre fue mi espina
    mi fuente de vida se ha secado
    con la fuerza del olvido...
    me estoy quemando;
    aquello que necesito ya lo he encontrado
    pero aún !Te sigo extrañando!

    Mario Benedetti

    ResponderEliminar
  4. Capitán Zanahoria2 de julio de 2010, 8:53

    Soledades (aquí va de nuevo pero completo y en orden).

    Ellos tienen razón
    esa felicidad
    al menos con mayúscula
    no existe
    ah pero si existiera con minúscula
    seria semejante a nuestra breve
    presoledad.

    Después de la alegría viene la soledad
    después de la plenitud viene la soledad
    después del amor viene la soledad.

    Ya se que es una pobre deformación
    pero lo cierto es que en ese durable minuto
    uno se siente
    solo en el mundo.

    Sin asideros
    sin pretextos
    sin abrazos
    sin rencores
    sin las cosas que unen o separan
    y en es sola manera de estar solo
    ni siquiera uno se apiada de uno mismo.

    Los datos objetivos son como sigue.

    Hay diez centímetros de silencio
    entre tus manos y mis manos
    una frontera de palabras no dichas
    entre tus labios y mis labios
    y algo que brilla así de triste
    entre tus ojos y mis ojos
    claro que la soledad no viene sola.

    Si se mira por sobre el hombro mustio
    de nuestras soledades
    se vera un largo y compacto imposible
    un sencillo respeto por terceros o cuartos
    ese percance de ser buena gente.

    Después de la alegría
    después de la plenitud
    después del amor
    viene la soledad.

    Conforme
    pero
    que vendrá después
    de la soledad.

    A veces no me siento
    tan solo
    si imagino
    mejor dicho si se
    que mas allá de mi soledad
    y de la tuya
    otra vez estas vos
    aunque sea preguntándote a solas
    que vendrá después
    de la soledad.

    Mario Benedetti

    ResponderEliminar
  5. Capitán Zanahoria2 de julio de 2010, 9:03

    (colección de listas)

    Listado de artistas en la exposición MODELOS PARA ARMAR. Pensar Latinoamérica desde la Colección MUSAC
    - Carlos Amorales. México, 1970. Vive y trabaja en México D.F
    - Alexander Apostol. Venezuela, 1969. Vive y trabaja en Madrid
    - Julieta Aranda. México, 1975. Vive y trabaja en Berlín (De)
    - AVAF. Colectivo artístico fundado en Nueva York, 2001. Viven y trabajan entre Berlín (De), Rio de Janerio (Br) y Nueva York (Us)
    - Fernando Bryce. Perú, 1965. Vive y trabaja en Berlín (De)
    - Erick Beltrán. México, 1974. Vive y trabaja en Barcelona (Es)
    - Iñaki Bonillas. México, 1981
    - Tania Bruguera. Cuba, 1968
    - Francois Bucher. Colombia, 1972. Vive y trabaja en Nueva York (Us)
    - Luís Camnitzer. Alemania, 1937. Vive y trabaja en New York (US)
    - Raimond Chaves. Colombia, 1963
    - José Damasceno. Brasil 1968. Vive y trabaja en Río de Janeiro
    - Dr. Lakra. México, 1972. Vive y trabaja en México D.F y Oaxaca (Mx)
    - Matías Duville. Argentina, 1974
    - Sandra Gamarra. Perú, 1972. Vive y trabaja en Madrid (Es)
    - Carlos Garaicoa. Cuba, 1967. Vive y trabaja en Madrid (Es)
    - Mario García Torres. México, 1975
    - Diango Hernández. Cuba, 1970. Vive y trabaja en Dusseldorf (De)
    - Juan Fernando Herrán. Colombia, 1963
    - Federico Herrero. Costa Rica, 1978. Vive y trabaja en San José (Cr)
    - María Teresa Hincapié. Colombia, 1956 – Colombia, 2008
    - (José ) Leonnilson. Brasil 1957-1993
    - Jorge Macchi. Argentina, 1963. Vive y trabaja en Buenos Aires (Ar)
    - Gilda Mantilla. EE.UU, 1967. Vive y trabaja en Los Ángeles
    - Gilda Mantilla y Raimond Chaves
    - Teresa Margolles. México, 1963. Vive y trabaja entre México y España
    - Hernan Marina. Argentina, 1967
    - Ana Mendieta. Cuba 1948 – EE.UU. 1985
    - Mujeres Creando. Colectivo de artistas formado en La Paz, Bolivia, 1992
    - Óscar Muñoz. Colombia, 1951. Vive y trabaja en Cali
    - Rivane Neuenschwander. Brasil, 1967
    - Damián Ortega. México, 1967. Vive y trabaja en Mexico D.F (Mx)
    - Álvaro Oyarzun. Chile, 1960
    - Nicolás París. Colombia, 1977. Vive y trabaja en Bogotá
    - Jorge Pineda. República Dominicana, 1961. Vive y trabaja entre Santo Domingo y Madrid
    - Caio Reisewitz. Brasil, 1967
    - Rosangela Renno. Brasil, 1962
    - Pedro Reyes. México, 1972Miguel Ángel Rojas. Colombia, 1946
    - Martín Sastre. Uruguay, 1976
    - Melanie Smith y Rafael Ortega. Melanie Smith. Reino Unido 1975. Rafael Ortega. México 1965. Viven y trabajan en México D. F. (Mx)
    - Valeska Soares. Brasil, 1957. Vive y trabaja en Nueva York (Us)
    - Javier Téllez. Venezuela, 1969. Vive y trabaja en Nueva York (Us)
    - Meyer Vaisman. Venezuela, 1960. Vive y trabaja en Barcelona.
    - Carla Zaccagnini. Argentina, 1973. Vive y trabaja en San Paulo (Br)

    ResponderEliminar
  6. Capitán Zanahoria2 de julio de 2010, 9:09

    (otra lista de colección)


    Mi Vida…, de esta manera, se plantea no solo como la exposición de una colección, ni tampoco como una muestra de trabajos individualizados, sino que viene a proponer a través de la colectividad de este discurso artístico una clara concienciación sobre nuestro presente y sobre la manera en cómo nos enfrentamos a él.

    Artistas en exposicion por orden de aparición:
    Alicia Framis
    Emese Benczúr
    Pipilotti Rist
    Tabaimo
    Jesper Just
    Kimsooja
    Candice Breitz
    Carles Congost
    Muntean / Rosemblum
    Wolfgang Tillmans
    Ryan Mcguinley
    Mp & Mp Rosado
    Enrique Marty
    Tracey Moffat
    Angel Marcos
    Massimo Vitali
    Carmela Garcia
    Zhang Huan
    Fernando Renes
    Marcel Dzama
    Alvaro Oyarzun
    Joana Vasconcelos
    Abigail Lazkoz
    Shirin Neshat
    Marina Abramovic
    Thomas Hirschhorn
    Luc Delahaye
    Simeon Saiz Ruiz
    Angel De La Rubia
    Cristina Garcia Rodero
    Fernando Sanchez Castillo
    Zwelethu Mthethwa

    ResponderEliminar
  7. La duración ideal de una relación sexual es de 10 minutos más allá de los cuales se hace aburrida, según los resultados de una investigación realizada por 50 especialistas de la Society for Sex Therapy and Reserch y publicada en el Journal of Sexual Medicine.

    El motivo, según los estudiosos, es simple: durante 10 minutos la atención es altísima y se concentra sólo en la relación sexual pero, superado ese lapso, el cerebro comienza a pensar en otras cosas.

    La investigación considera que dos minutos es demasiado poco para una relación, pero de 3 a 7 es un tiempo aceptable. Más de 12 minutos, es demasiado.

    En consecuencia, el sexo perfecto es el que dura de 7 a 13 minutos.
    Uno de los investigadores que realizó el estudio, Eric Corty, psicólogo de la Penn State University afirmó que "muchos creen erróneamente en la fantasía de noches de sexo continuo y prolongado".

    "Esperamos que, a partir de estos estudios, agregó, hombres y mujeres comiencen a tener expectativas más realistas".

    La duración perfecta fue establecida por un equipo de especialista integrado por psicólogos, médicos y asistentes sociales que, en los últimos tiempos, estudiaron los casos de parejas con problemas sexuales.

    ResponderEliminar
  8. Doctor Stanley Polarbip2 de julio de 2010, 12:21

    La teoría del siete al trece, obvio! Lo importante es comprender que la operación puede llevarse a cabo varias veces: teoría del dinamismo y repetición con intervalos entre quince a veinte minutos, la experiencia puede repetirse ad infinitum, todo depende de las ganas y ya no solo de los números que castran la determinación a la experiencia sexual.

    ResponderEliminar
  9. Y las hormigas porque siempre las hormigas?

    ResponderEliminar
  10. Lo que mas me ha gustado y sorprendido de ti Capitán fue esa capacidad de amar sintiéndote a veces tan triste, tan fuera de ti, y sin embargo estabas en mi.

    y para usted señor Barbaverde, sépalo usted, las hormigas son una ironía que representa la imposibilidad del artista por querer escapar, se lo digo, tal cual en palabras que el mismo capitán me ha pronunciado, porque yo también hice la misma pregunta.

    ResponderEliminar
  11. Los formícidos u hormigas (Formicidae) son una familia de insectos sociales que, como las avispas y las abejas, pertenecen al orden de los himenópteros. Las hormigas evolucionaron de antepasados similares a una avispa a mediados del Cretáceo, hace entre 110 y 130 millones de años, diversificándose tras la expansión de las plantas con flor. Son uno de los grupos zoológicos de mayor éxito y en la actualidad están clasificadas más de 12.000 especies, con estimaciones que superan las 14.000, y con unas tendencias actuales que predicen un total de más de 21.000. Se identifican fácilmente por sus antenas en ángulo y su estructura en tres secciones con una estrecha cintura. La rama de la entomología que las estudia se denomina mirmecología.
    Forman colonias de un tamaño que se extiende desde unas docenas de individuos predadores que viven en pequeñas cavidades naturales, a colonias muy organizadas que pueden ocupar grandes territorios compuestas por millones de individuos. Estas grandes colonias consisten sobre todo en hembras estériles sin alas que forman castas de «obreras», «soldados» y otros grupos especializados. Las colonias de hormigas también cuentan con algunos machos fértiles y una o varias hembras fértiles llamadas «reinas». Estas colonias son descritas a veces como superorganismos, dado que las hormigas parecen actuar como una entidad única, trabajando colectivamente en apoyo de la colonia.3
    Han colonizado casi todas las zonas terrestres del planeta; los únicos lugares que carecen de hormigas indígenas son la Antártida y ciertas islas remotas o inhóspitas. Las hormigas prosperan en la mayor parte de estos ecosistemas y se calcula que pueden formar el 15-25% de la biomasa de animales terrestres.4 Se estima que hay entre mil billones (1015) y diez mil billones (1016) de hormigas viviendo sobre la Tierra. Se considera que su éxito se debe a su organización social y a su capacidad para modificar hábitats, a su aprovechamiento de los recursos y a su capacidad de defensa. Su prolongada coevolución con otras especies las ha llevado a desarrollar relaciones miméticas, comensales, parásitas y mutualistas.5
    Sus sociedades se caracterizan por la división del trabajo, la comunicación entre individuos y la capacidad de resolver problemas complejos.6 Estos paralelismos con las sociedades humanas han sido durante mucho tiempo fuente de inspiración y objeto de numerosos estudios.
    Muchas culturas humanas las utilizan como alimento, medicina y como objeto de rituales. Algunas especies son muy valoradas en su papel de agentes de control biológico.7 Sin embargo, su capacidad de explotar recursos provoca que las hormigas entren en conflicto con los humanos, puesto que pueden dañar cultivos e invadir edificios. Algunas especies, como las hormigas de fuego (género Solenopsis), son consideradas especies invasoras, ya que se han establecido en nuevas áreas donde han sido introducidas casualmente.8

    ResponderEliminar
  12. Los formícidos u hormigas (Formicidae) son una familia de insectos sociales que, como las avispas y las abejas, pertenecen al orden de los himenópteros. Las hormigas evolucionaron de antepasados similares a una avispa a mediados del Cretáceo, hace entre 110 y 130 millones de años, diversificándose tras la expansión de las plantas con flor. Son uno de los grupos zoológicos de mayor éxito y en la actualidad están clasificadas más de 12.000 especies, con estimaciones que superan las 14.000, y con unas tendencias actuales que predicen un total de más de 21.000. Se identifican fácilmente por sus antenas en ángulo y su estructura en tres secciones con una estrecha cintura. La rama de la entomología que las estudia se denomina mirmecología.

    ResponderEliminar
  13. La hormiga histerica

    La mina histérica sabe que vos morís por ella. Siempre que ella esté segura de eso, no te va a dar cabida. Por ende, lo que tenés que hacer es hacerle sentir que te da igual si estás o no estás con ella. Tenés que no darle bola a los histeriqueos: si entrás en el jueguito, perdiste.

    ResponderEliminar
  14. Le détail doit sa charge énergétique, sinon pulsionnelle, à ce qu’il n’a pas d’histoire : Il est, comme Freud le disait de l’inconscient, « hors-temps », zeitlos. Encore est-il, là encore, plusieurs manières de faire. L’une qui ne nous épargne aucun bouton de guêtre, ainsi que s’y plaisait Horace Vernet, que Baudelaire haïssait, au point de réduire son art, dans les termes les plus crus, à une forme de plaisir solitaire. À quoi Daniel Arasse, qui ne manque pas de citer ce passage du Salon de 1846, oppose d’entrée de jeu l’idée que le plaisir qui fait le ressort de l’art ne saurait naître que d’une rencontre, et suppose qu’on y regarde, en effet, de plus près. D’autant que si, parmi les détails que retient l’analyste, certains ne semblent guère tirer à conséquence (pourquoi, dans l’Annonciation d’Antonello da Messina, ces deux colombes dont l’une a un bec rouge et l’autre blanc ?), il en est d’autres qui sont du registre du non-vu ou de l’in-vu, quand ce n’est pas du refoulé (Wöllflin disait ne pas s’intéresser au geste sur lequel repose l’argument de Freud dans son analyse du Moïse de Michel-Ange).

    ResponderEliminar
  15. « On n’y voit rien », devait ironiser sur le tard Daniel Arasse. Son travail, à la lettre exemplaire, sur le détail reposait déjà sur l’hypothèse de ce que Walter Benjamin a nommé « l’inconscient optique » (das optisch Unbewusstsein), et sur la possibilité qui en fait le corollaire d’une mise au point, d’un changement de focale qui aurait pour effet de lever la censure qui peut aller jusqu’à l’occultation de cela même – comme on le dit si bien – qui crève les yeux : au point qu’en effet l’on n’y voie rien, ainsi qu’il en va chez Edgar Poe de la Lettre volée, dans l‘attente de l’effet de surprise dont s’accompagnera le dénouement de l’affaire et du plaisir qui ne manquera pas de résulter d’un retour de la lettre, quoi qu’il en puisse être de son contenu. Le détail n’a pas d’histoire, sinon celles qui en viennent à se nouer autour de lui. Le grand livre de Daniel Arasse en livre maints éclats d’une veine chaque fois singulière.

    Par Hubert Damisch

    ResponderEliminar

Compatir