20 agosto, 2010

5 comentarios:

  1. Autorretrato Nº 74

    Sobre un autorretrato de Rembrandt
    Paul Ricceur
    He aquí ante nuestros ojos, escogido entre los numerosísimos autorretratos de
    Rembrandt —tan magníficamente reproducidos en Rembrandt, autoportrait-,^ el que
    el maestro pintó en 1660, ocho años antes de su muerte.
    Contemplo este rostro. Y súbitamente, mirándole mirarme, me planteo una
    pregunta descabellada: ¿qué me hace decir que este rostro es el del propio pintor?
    ¿Cómo he sabido que el personaje aquí representado es el mismo que el que lo pintó?
    Sólo me lo indica una inscripción externa al cuadro, un texto que hay que leer —una
    leyenda, como se dice tan acertadamente—. Sin esa leyenda, no sabría que el hombre
    pintado y el hombre que lo pintó tienen el mismo nombre: Rembrandt. Leemos claramente,
    en el cuadro, en el interior del marco, la firma y la fecha. Pero éstas indican
    el nombre del pintor. El personaje representado, en cambio, no lleva su nombre
    en la fi-ente. Para identificar ambos nombres, necesito una información externa,
    extraída de la biografía del pintor, que me asegura que en esa fecha el hombre Rembrandt
    se pintó a sí mismo una vez más. Necesito además la garantía de la escuela de
    Bellas Artes, de coleccionistas, directores de galerías y conservadores de museos para
    confirmar que éste es el autorretrato en cuestión.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. continua...



    ¿No ves, diréis, algo maravilloso en este bello hallazgo? Sin embargo, este autorretrato,
    como todos los de su género, hace que no se cumpla una regla ascética
    admitida por muchos críticos de arte, tanto en pintura como en literatura, según la
    cual el acercamiento puramente estético exige que olvidemos al autor real, de carne
    y hueso, y permitamos que la obra, a la que hemos dejado huérfana, se defienda por
    sí sola. Ahora bien, el autorretrato, para responder a su título, me exige que identifique
    al personaje representado con el que lo pintó. Me pide, pues, que considere
    idénticos a dos seres ausentes: uno es el personaje irreal, a quien vislumbramos más
    allá del lienzo material; otro es el pintor real, pero ya muerto. Hay un abismo entre
    el personaje sin nombre del cuadro y el autor cuyo nombre atestigua la firma. Como
    ya no tiene una identidad manifiesta, he de construirla.
    Para hacerlo, debo proyectar en los rasgos del personaje representado lo que sé
    de Rembrandt en esa fecha, e incorporar a la biografía del artista lo que sólo puede
    mostrarme el análisis pictórico.
    ' P. Bonafoux, Rembrandt, autoportrait, Ginebra, Álbum Skira, 1985 (N. delT.).

    ResponderEliminar
  4. Esos son los dos cabos de la cadena que he de tener en Por una parte, la biografía me dice que en 1660 Rembrandt no era viejo aún
    —tenía cincuenta y cuatro años—, pero ya estaba envejeciendo; que a los ojos de sus
    contemporáneos era un artista en declive, un pintor desautorizado: cuatro años
    antes, se había librado por poco de una quiebra infamante; hacía dos años que había
    tenido que vender su casa y sus muebles, sus dibujos y sus grabados; a finales de ese
    año de 1660, habrá de ceder su casa a su segunda compañera, Hendrickje Stoffeis, y
    a su hijo Titus, y buscar refugio en el albergue al que había vendido sus bienes. Provisto
    de este conocimiento biográfico, intento reencontrarlo en el rostro pintado. Por
    otra parte, limitándome al estudio del cuadro, descubro cómo resolvió el maestro
    determinados problemas de escritura pictórica en esa época de su carrera, dándoles
    esa solución única que llamamos estilo; cómo, gracias a ese estilo singular, la expresión
    del rostro deja que se transparente la interioridad de un alma; cómo se prescindió
    del humor momentáneo del sujeto para insistir en un carácter, más allá de toda
    anécdota; cómo, por último, el relato de un trozo de vida se halla condensado en el
    espacio inmóvil de un retrato.
    Cuenta.

    ResponderEliminar
  5. continua...


    Esos son los dos cabos de la cadena que he de tener en cuenta.
    Ahora bien, ¿cómo obtendré esta feliz conjunción entre el conocimiento biográfico
    y el análisis pictórico? El único recurso que tengo para salvar la brecha abierta
    entre la firma del pintor y el nombre del personaje pintado consiste en rehacer con
    la imaginación el propio trabajo del artista al pintarse a sí mismo.
    Una vez más, en 1660, este hombre de quien se dice que está envejeciendo,
    arruinado y abandonado por su público, recurre al artificio del espejo para obtener
    una im^en óptica de sí; después, olvidando el espejo, evitándolo incluso, ya que no
    lo pinta, considera esa imagen especular idéntica a sí mismo. Ahí está, pues, enfrentándose
    a sí mismo, preguntando a ese rostro qué hombre es: ¿más interesado por
    conocerse que inquieto por envejecer? ¿Orgulloso todavía o ya agotado? ¿Mejor
    representado con un disfraz de gran señor o con una prenda de ropavejero? Aquí
    irrumpe, en la vía de la respuesta, la diferencia con Narciso. Narciso ama eróticamente
    su propia imagen en las aguas. Al abrazarla, la rompe. Rembrandt, por el contrario,
    mantiene la distancia y prefiere, sin odio o complacencia aparentes, examinarse.
    A las preguntas que se plantea sobre sí mismo, ofrece como única respuesta
    este cuadro que expone a nuestros ojos. Para él examinarse es pintarse en el sentido
    Üteral de la palabra (a este respecto, se debería poder hablar de «examen de pintura»,
    como hablamos de «examen de conciencia»). He aquí, pues, el principio de la solución
    del enigma. Rembrandt interpretó su imagen en el espejo recreándola en el lienzo.
    Pintarse, en el sentido que acabamos de decir, constituye el acto creador que establece,
    para nosotros, espectadores y aficionados, la identidad de ambos nombres, el
    del artista y el del personaje. Entre el yo, visto en el espejo, y el sí mismo, leído en el
    cuadro, se insenan el arte y el acto de pintar, de pintarse.
    Es inútil, pues, tratar de saber si esos rasgos corresponden exactamente a los del
    artista en dicha época. No lo sabremos nunca. O, más bien, la cuestión carece de sentido:
    porque lo que pudo descubrir en su rostro es exactamente lo que plasmó en su
    retrato. A la imagen especular desaparecida sobrevive un retrato que el pintor dejó
    de mirar; pero que tiene para siempre el poder de mirarnos.
    Traducción: GabrielAranzueque

    ResponderEliminar

Compatir