08 agosto, 2010

9 comentarios:

  1. Autorretrato Nº 39

    Anoche como a las 9.30 me llamó MS y me dice, pero A, supongo que vienes a la comida de despedida de J, pero como! le respondí , a mi nadie me confirmó. Entonces nadie va a venir me dice MS, y bueno le dije , debías haber confirmado al menos con un correo, todo quedó tan en el aire ese día que nos dspediamos…por suerte pensé para mis adentros, no tenía ningunas ganas de ir. Además, concluí diciéndole a MS, ya tengo otro panorama, -lo que era cierto- MS me estaba insinuando que me fuera igual para arriba. Y yo mi cita con F no la iba a cambiar por nada ni nadie, menos por J y su clan de pacotilla. Mas tarde me llama I contándome la misma historia y diciéndome lo despelotada que era MS con sus invitaciones y al final ella estaba yendo porque le daba pena tanta deserción. Y tu porque no vas? Mmmhh, te tengo bien cachaito, quien es?, típico de I. Quedamos de vernos el martes en la galería por un asunto de un dibujo magistral en poliéster que ella quiere para su depa.

    ResponderEliminar
  2. Capitán Zanahoria8 de agosto de 2010, 11:31

    siempre me despierto muy temprano, pase lo que pase, me acueste a la hora que me acueste. Por lo tanto no he dormido de casi toda la noche otra vez. Estoy con un sueño de oso ivernando. Pero mierda que valió la pena. Mi agotamiento físico es grande, pero sobre todo muy dulce.

    ResponderEliminar
  3. Capitán Zanahoria8 de agosto de 2010, 13:03

    una crisis da cuenta de la necesidad de un cambio. Este cambió aconteció. Una recaída como la de ayer es la confirmación. Es la memoria, nuestro disco duro contiene una información que opera mas allá de los acontecimientos presentes y nos recuerda o pone sobre aviso. la cosas pasan por algo siempre, me dice S. Anoche he tenido un encuentro con F que fue maravilloso, la crisis que tuve doce horas antes no hacia mas que confirmar que existió y existe siempre un pasado. lo importante es dar el salto o cruzar la línea. Estoy justo ahí en la mitad del puente, no! no es cierto creo que ya me acerco a la otra orilla o en un escape de confianza e ilusión puedo concluir este párrafo diciendo:
    no solo he visto la otra orilla, anoche la he acariciado hasta el sosiego que me colma....

    ResponderEliminar
  4. ahora ya puedo empezar a acordarme de lo que no quería acordarme

    ResponderEliminar
  5. pero al mismo tiempo el tiempo hace su trabajo, sella las heridas. Lo importante es no olvidar. Recordarlas ahora, nombrar, representar el malestar, parece inútil y estéril. Esa es la disyuntiva o la paradoja: cuando estaba mal quería hablar, gritar por la herida. Ahora que me siento tan bien y fuera de ese malestar, es inútil invocarlo. Si tan solo hubiera algo de sentido en todo esto.

    ResponderEliminar
  6. si tan solo hubiera quedado algo para poder decir

    ResponderEliminar
  7. para poder reír o llorar o al menos pensar y entonces acoger el sentido, ese que es tan esencial

    ResponderEliminar
  8. en fin, como dice Violeta, ahora le doy: "gracias a la vida que me ha dado tanto, me dado la risa y me dado el llanto, con el las palabras que pienso y declaro, Padre, amigo y hermano y luz alumbrando,y la ruta nueva de la mujer que estoy amando"

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Compatir