02 agosto, 2010

9 comentarios:

  1. Autorretrato nº20
    si claro Ka! mis ojos estaban rojos porque estuve mucho rato bajo lagrimas

    ResponderEliminar
  2. Capitán Zanahoria2 de agosto de 2010, 10:22

    Me acuerdo que me ponía unas gotitas en los ojos para que no se me notarán rojos después del pito que me había fumado.

    ResponderEliminar
  3. Capitán Zanahoria2 de agosto de 2010, 10:28

    Me acuerdo cuando descubrí el rojo cadmio, mas allá de su resistencia infalible a la luz, es el rojo mas perfecto y rojo que existe.

    ResponderEliminar
  4. me acuerdo cuando estuve vagando solo un fin de semana entero por todos las calles y cerros de Valparaíso. Carmen me había dejado y mi pena de desamor era insostenible y recuerdo una estúpida y cebollera canción que estaba de moda y sonaba por todas partes y me hacia llorar, de un tal "Steve Wonder", seguramente se escribe de otra manera.

    ResponderEliminar
  5. Capitán Zanahoria2 de agosto de 2010, 10:45

    Me acuerdo que hace dos años y cuatro meses exactamente, J vino a verme a mi taller y me dijo: quiero invitarte a que hagamos un proyecto los dos, pero solo los dos, a M la dejamos fuera de esta historia, ok?

    ResponderEliminar
  6. El autorretrato representa un momento de debilidad en el artista. Es a través de su realización que el artista busca una forma de confirmación de si mismo, diciendo: yo estoy aquí, bien o mal, pero existo. El autorretrato refleja al artista en su inestabilidad, o en su arrogancia: Van Gogh, Picasso, los dos extremos.
    El autorretrato encarna y oculta un fracaso, un secreto infame, que al momento de revelarlo el artista piensa que esa imagen pintada de el mismo lo va a despojar de su catástrofe y en el fondo no hace mas que eclipsarlo, reluciendo ahora con el brillo del barniz pictórico, su gesto obsceno y vulgar

    ResponderEliminar
  7. anoche muy tarde me he despertado con un ruido que no lograba identificar, enseguida mas despierto, el ruido persistía, eran como unos golpes pausados, un roce y pum el golpe, un roce y pum, me levante, no parecían provenir de otro departamento, los sentí ahí mismo, me asusté, lo reconozco. Encendí la luz del pasillo, y me acerqué a la cocina, la puerta siempre la dejo cerrada. me apoyé despacito y no escuche nada. La he abierto con calma y veo que el cajón de las ollas, que es el mas grande, estaba abierto completamente hacía atrás. Yo no lo dejé así, imposible. Maldije a mi fantasma: "hueona de mierda hasta cuando"

    ResponderEliminar
  8. Capitán Zanahoria2 de agosto de 2010, 16:06

    Estoy esperando una sorpresa que nunca ocurrirá.

    Y estoy esperando una carta de amor que pronto me llegará.

    ResponderEliminar
  9. Me acuerdo que me fascinan los masajes

    ResponderEliminar

Compatir