01 agosto, 2010

17 comentarios:

  1. Autorretrato Nº18

    Solo me faltan unas orejas grandes y puntiagudas, una cola larga con pintas negras y fondo gris y ya soy un gato del primero de agosto.

    ResponderEliminar
  2. Ayer me acorde de la escena de una película donde el protagonista le dice a ella: si enviaste ese correo era para mostrarte, para que yo pudiera rastrear donde estabas y ahora te encontré Entonces dime tú que es lo que quieres!

    ResponderEliminar
  3. Capitán Zanahoria1 de agosto de 2010, 13:08

    Esta mañana he pensado que debo aclarar mi situación con C. Ya no necesito agregar nuevas confusiones a mi ya singular y acelerada vida afectiva. Pareciera que estoy en plena transición hacia la democratización de mi "solitud" y de pronto aparecen nuevos relatos sentimentales que cambian el guión el film, en serial y hasta en teleserie.

    ResponderEliminar
  4. Al final con C siempre terminamos hablando de mil cosas distintas y nos vamos por las ramas y claro ella es tan disuasiva y seductora que yo siempre termino enredándome solo.

    ResponderEliminar
  5. Capitán Zanahoria1 de agosto de 2010, 13:18

    En mi breve descanso de anoche tuve un sueño, había una niña como de cinco años que parecía como perdida y me pedía ayuda, me decía que tenía que ir a un lugar que se llamaba el alto del naranjo. Pero si yo lo conozco muy bien, le contestaba, pero quien esta allá porque tienes que ir a ese lugar, le preguntaba y ella me decía que sus papas vivían ahí, en el alto del naranjo y no recuerdo mas.
    El alto del naranjo es un lugar intermedio en el trayecto que lleva a la cumbre del cerro Provincia
    El

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo exactamente el día en que mi madre sintió los primeros malestares de lo que después sería la desgracia de un cáncer propagado por todo su cuerpo. Fue justo el día en que llegué de la travesía mas larga de montaña que había realizado hasta la fecha.

    ResponderEliminar
  7. Y me acuerdo entonces, mientras estaba en el filo montañoso entre el cerro San Ramón y cerro Provincia, yo miraba Santiago y trataba de adivinar donde estaba la casa de mi Madre, en el barrio de Ñuñoa, en la calle Sucre casi al llegar a Pedro de Valdivia. Imaginaba puntos posibles a partir de referencias de estructuras mas grandes, como el estadio nacional, hacia un cálculo aproximativo y entonces podía verla.

    ResponderEliminar
  8. Me acuerdo del verano que pasamos en la Obra, me acuerdo de todas esas imágenes que infinidad de veces he vuelto a mirar.

    ResponderEliminar
  9. Me acuerdo de 9 rue Lecourbe, nuestra última morada antes de volvernos definitivamente a Chile. En Lecourbe vivimos tres años. Lo teníamos todo, eramos felices y sin embargo yo quería volver.

    ResponderEliminar
  10. Me acuerdo de las cientos o miles de cartas que envié a Chile, ese primer año, cuando vivíamos en St.Ouen Paris.

    ResponderEliminar
  11. y me acuerdo de la maleta gris gigante donde guardábamos toda la correspondencia que nos llegaba de Chile

    ResponderEliminar
  12. me acuerdo cuando me llamaron por teléfono un sábado en la tarde para anunciarme que me había ganado el premio del concurso de pintura de la Ville de Vitry. Recuerdo que después de colgar, nos abrazamos con Carmen y nos quedamos ahí un momento, unidos compartiendo la felicidad.

    ResponderEliminar
  13. Capitán Zanahoria1 de agosto de 2010, 19:51

    se me había olvidado lo que era, ahora me acuerdo, lo maravilloso que es jugar con tu amada en la cama.

    ResponderEliminar
  14. mi desayuno consiste en:
    un café cortado
    un vaso de jugo de naranja
    unos panes con salame o queso o jamón
    media manzana verde
    un platano

    ResponderEliminar
  15. crucé la calle de Americo Vespucio con Vitacura, eran las nueve de la noche, llamé a M con el semáforo rojo, que tonto soy pensé, tan caliente que no me aguanto?. A las 10 pm M estaba ya en mi departamento.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Compatir