07 agosto, 2010

10 comentarios:

  1. Autorretrato Nº34

    Finalmente pensar que estoy en la trinchera es una figura que no me desagrada, por el contrario, aparece como la forma y condición de quien resiste y no de quien insiste.
    El autorretrato de un artista, parafraseándo a James Joyce, sería en este caso secuencial o serie escrita y contada en imágenes, “una bitácora en imagen y texto”, una especie de “journal de voyage” o escritura en travesía desde un lugar mental. La trinchera se ensancha cada día, y voy teniendo ese espacio o el vacío adecuado para levantar la nueva jornada que llega, el implacable sentido de lo real que ahí me espera desde que despierto.

    ResponderEliminar
  2. Capitán Zanahoria7 de agosto de 2010, 11:22

    hoy sábado siete de agosto tengo una cita romántica decisiva, un encuentro que puede darle un giro definitivo a mi condición de trinchera.

    ResponderEliminar
  3. la espera puede revelarse como una forma de vida intensa? de ahí estamos a un paso de la tragedia.

    ResponderEliminar
  4. una densidad inusual de imágenes se instala en mi cabeza. Será solo una ilusión mas?

    ResponderEliminar
  5. la verdadera emoción está en la espera, ahí se juega el asunto. Una vez mas siempre estamos esperando el momento.

    ResponderEliminar
  6. y cuando este por fin llega, dos caminos se abren: A y B, y aquí no se trata de elegir, tu ya estas en el umbral, o uno o ninguno. la alternativa no existe. Ya conoces la catástrofe y la dicha y al estar en el limite, solo serás testigo y causal directo, suerte!

    ResponderEliminar
  7. Capitán Zanahoria7 de agosto de 2010, 11:36

    la realidad está mas pronta a evolucionar que tu visión de las cosas, eso al menos es seguro o queramos o no, una certeza ineludible.

    ResponderEliminar
  8. Estamos siempre orientados al momento determinado, momento determinado subrayado. Si el momento llega, no sabemos que ha llegado, pero es el momento oportuno. Podemos existir con la máxima intensidad mientras vivamos, así Roithamer (7 de junio). El fin no es ningún proceso. Claro del bosque.” (p.336)

    ResponderEliminar
  9. ahora me acuerdo de un momento del año 2008, era invierno, yo cruzaba una calle perpendicular a Providencia, eran las 11.25 de la mañana

    ResponderEliminar

Compatir