15 septiembre, 2010

6 comentarios:

  1. Nº 20

    Madame Resnais me ha confirmado su interés de invitarme a Paris. Quiero presentarte a algunas personas importantes, me ha dicho, necesito que estés aquí para la inauguración de tu muestra. Y luego, con esa voz grave y lenta, me hizo un alcance desconcertante algo completamente fuera de la línea de nuestra conversación, Sabes A, también necesito que dejes de ser vengativo, eso no te ayudará.

    ResponderEliminar
  2. B olvidó sus anteojos en mi taller. Estuvo un buen rato mirando un poco de todo. No es ese tipo de mujer que se muestra conmovida por algo, su aire de agente cultural lo trabaja muy bien Además de ser alta y muy atractiva, señala eso: una suerte de distancia con las cosas, demostrando sin querer queriendo que ella es muy refinada e inteligente.

    Hicimos una apuesta y se la gané.
    veremos si cumple.

    ResponderEliminar
  3. Blog Excellent continued progress and success in the

    ResponderEliminar
  4. Lo sospechaba... siempre he odiado ser chaparra (corta, cotísima de estatura), relaciono la altura con las mujeres bellas y me frustra no poder crecer pa´arriba. En contra parte una de mis cualidades más atractivas es mi sorprendente capacidad de empatía... ya sé de dónde viene, estoy muy a ras de suelo, demasiado cerca...
    Amé la luz crítica en la mirada, con una discreta transparencia de emoción en el rinconcito izquierdo del ojo que da al este

    ResponderEliminar
  5. "Amé la luz crítica en la mirada, con una discreta transparencia de emoción en el rinconcito izquierdo del ojo que da al este"

    Eso está para el bronce, se lo enviaría a mi amigo Daniel Arasse, para que lo adjuntara a su emblemática "Historia del Detalle"

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno y interesante tu trabajo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Compatir