29 septiembre, 2010

11 comentarios:

  1. Nº 47

    Se ha suscitado un problema grave. La sonrisa de la joven revela un nerviosismo apenas perceptible. Y para que nos vamos andar con cuentos, esto se veía venir. Me lo repetí cincuenta veces, revisé mentalmente (y ya bastante apurado a última hora), la posibilidad de una salida era imposible y sin embargo. La insistencia testaruda. Y ahora esa sonrisa que lo confirma. pero que finalmente no se entiende, la visibilidad del problema no está, es mental, es interior,y por lo mismo, es terrible.

    ResponderEliminar
  2. había un mundo en el cierre de Chaco,la feria de arte contemporánea de Santiago de Chile, segunda versión, impresionante. Me he encontrado para variar, con mucha gente y la conversación era fácil. Hay personajes que uno se dice, como se puede, entonces me escabullía con facilidad, no tengo problema ni escrúpulos para dejar a alguien ahí plantado solo. Pero también me encontré con buenos amigos, sobre todo Felipe Hermosilla, que gusto me dio verlo. Fuimos amigos del alma en Paris.
    y luego algo paso, me perdí. De pronto me perdí. Y me asusté. es ya la segunda vez que me pasa.

    ResponderEliminar
  3. Pero hay una historia de una historia que es notable y esta sucedió el viernes pasado en la noche, era la fiesta de la feria de Chaco.
    Se las cuento.

    ResponderEliminar
  4. En realidad me acabo de dar cuenta que no puedo revelar nada de esa historia, pero que estupidez la mía. Hay personas involucradas en esta historia reciente y que miran mi blog todos los días y no es correcto. Sería una torpeza infinita y de esas torpezas ya he cometido demasiadas.
    Podría haber borrado simplemente estas lineas ahora y no estar justificando tonteras que a nadie finalmente le importan, pero mejor así. Da lo mismo, a estas alturas da un poco lo mismo todo.

    ResponderEliminar
  5. Anoche volví a soñar con L, me he despertado agitado. Me he desvelado. y al desayuno me hice unos huevos fritos, no me hacia huevos para mi desde ya hace demasiado tiempo. Y entonces me acordé como L me pedía que le hiciera sus huevos, sin la yema. Apenas pude terminar mi desayuno.

    como la extraño y no se nada de ella...

    ResponderEliminar
  6. el sueño con L era extraño, bueno, todos los sueños tienen algo de misterioso, pero en este sueño L estaba fumando en la terraza de su departamento y yo la veía desde el interior y de pronto ella descubría que yo la estaba observando y entonces hacía como que no lo importaba y seguía mirando al vacío hacia la nada, pensando en vaya a saber uno que cosa. Y entonces me desperté y sentí que el sueño era tan real, porque esto pasó muchas veces: Su cigarrillo por las mañanas en el balcón, y sola, quería estar sola y pensar. Para mi un enigma misterioso, de esa mujer tan hermosa tan sublime y linda, con su mirada perdida.
    Hay tanto que conozco de ella y al mismo tiempo es un misterio. Eso creo yo significa una sola cosa: lo tanto que la extraño y la quiero.

    ResponderEliminar
  7. De las cuatro pinturas sobre poliéster que puse en la feria de Chaco se vendió una, la mas enigmática. Buen ojo los coleccionistas que la compraron que entre paréntesis tienen varias cosas mías ya. Esa pintura tiene un relato, una historia y esa historia cuenta mi experiencia con la bruja y su sentencia de muerte que me da antes que yo cumpla los cincuenta y un años. Me queda bien poco a decir verdad. Menos mal que estoy trabajando en lo que me apasiona, digamos.

    ResponderEliminar
  8. la sonrisa de la niña en el retrato oculta algo desastroso. Desde ya, es poco agraciada en ella, pero esto es un detalle formal. Lo que se "cache derriere", es algo monstruoso. Es un crimen. Y ella me vio. Esa es la razón de su nauseabunda mueca, en ella se encarna la figura y reflejo, como decíamos ayer, de un acto "homicida" picturicída.

    ResponderEliminar
  9. Las ferias de arte son un desastre. Queramos lo o no, son una desgracia para la obra, mas allá del éxito comercial que obtienen el galerista y sus artistas elegidos.

    ResponderEliminar
  10. me pregunto
    cuando llegará el día
    en que podré volver
    a decirle a una mujer
    te quiero

    ResponderEliminar
  11. con S hicimos una apuesta, no cumplió
    con B hicimos una apuesta, tampoco cumplió
    con S fui yo quien le propuso la apuesta y ella aceptó encantada, pensando que ganaría de todas maneras.
    Mientras que B fue ella quien me propuso de apostar y recuerdo que yo le pregunté si podía ser lo que sea, y ella me respondió afirmativamente a pesar que no estaba tan ultra convencida de que ganaría.
    Queramosloono, apuesta y mujeres no van de la mano. Moraleja: nunca le apuestes a una mujer, pero nada, porque si ganas no te cumplirán y si pierdes te arrancan los ojos si no pagas.

    ResponderEliminar

Compatir