21 septiembre, 2010

10 comentarios:

  1. Nº 31

    1. La conocí hace un año en la fiesta de cumpleaños de L. Nos gustamos de inmediato, ella me dio su número y al día siguiente la llamé. Antes de la semana ya estábamos tirando.

    2. Nuestra relación se enfocó fundamentalmente en lo sexual, ella era casada y yo igual. La figura de los amantes desplegada en su máximo potencial.

    3. Diamante se llamaba, dí-amante, me decía en una pausa, mientras me la chupaba, amante, susurraba yo, así es, me decía de nuevo, dí-amante. Un buen amante es impenetrable al amor, esa es su mayor gracia. Del momento que se enamora, todo se va al carajo…entiendes? Di-amante.

    4. Nos gastamos una fortuna en moteles, pasamos un año frenético de encuentros y carreras, tórrido de pasión y colmado de angustias y mentiras.

    5. Diamante era fácil de orgasmo, risueña, chistosa, para ella el sexo era un juego, el más exquisito y sublime que podía existir o a veces podía ser tomado también por ella como un deporte. Insaciables nos revolcábamos durante horas. Me pone tan caliente cuando te la chupo, me decía, con una voz de una dulzura insostenible.

    6. Una vez tuvo un feroz ataque de celos, (curioso en ella), que por suerte no pasó a mayores. Esa tarde mientras hacíamos el amor, Diamante tuvo seis orgasmos en menos de quince minutos.

    7. Con el correr del tiempo ella empezó a manifestar un cierto tedio o aburrimiento y un buen día ella simplemente no tenía ganas y yo fui torpe al insistir, a lo cual ella me respondió: no me presiones nunca.

    8. Ya no era lo mismo que al comienzo. Intentamos darle un giro a las cosas tratando de aventurarnos en salidas públicas, caminar juntos por una calle céntrica, tomarnos un café, eso era mas que factible al medio día y lo hacíamos a menudo, pero sino, ir a cenar una noche, siempre con el riesgo de que alguien nos descubriera… Todo empezó a complicarse.

    9. Entonces, un día ella me llamó y nos dimos cita en nuestro café fetiche. Diamante me dijo: ya no podemos seguir así. Quiero que terminemos. Lo siento, pero debo dejarte, En realidad, ya no te quiero. Yo guardé silencio, no me salía una silaba, estaba a punto de llorar.

    10. Lo de no te quiero, supongo que era un decir, pues para ella todo fue un tema de calentura, en cambio yo quedé enganchado, muy mal.

    11. Han pasado cuatro meses y medio y no logro remontar cabeza. Definitivamente me enamoré de lo imposible, de lo impenetrable al amor. Por las noches me despierto en erección y pienso en Diamante y trato de masturbarme pero no puedo y ya cuando amanece siento que voy a enloquecer.

    ResponderEliminar
  2. Al que ingrato me deja, busco amante;
    al que amante me sigue, dejo ingrata;
    constante adoro a quien mi amor maltrata;
    maltrato a quien mi amor busca constante.

    Al que trato de amor, hallo diamante,
    y soy diamante al que de amor me trata;
    triunfante quiero ver al que me mata,
    y mato al que me quiere ver triunfante.

    Si a este pago, padece mi deseo;
    Si ruego a aquel, mi pundonor enojo
    de entrambos modos infeliz me veo.
    Pero yo, por mejor partido, escojo
    de quien no quiero, ser violento empleo,
    que, de quien no me quiere, vil despojo.

    Escrito están en mi alma vuestro gesto
    y cuando yo escribir de vos deseo
    vos sola lo escribisteis; yo lo leo
    tan solo que aun de vos me guardo en esto…

    Juana Inés de la Cruz
    Soneto

    Andres Neuman
    El viajero del siglo

    ResponderEliminar
  3. como es posible
    por la mierda
    que la extrañe
    tanto

    ResponderEliminar
  4. Lo posible no es una alternativa de escape hacia otra área del sentido. Lo posible es un fantasma que habita en nosotros en la condición de anhelo permanente. La angustia es el paradigma de la posibilidad que, sabemos remota.

    ResponderEliminar
  5. daría mi vida
    por una llamada suya

    lo triste es que
    sería la última vez
    que oiría su voz

    ni siquiera
    la vería

    daría mi vida
    por verla
    la última vez

    daría mi vida
    por hacerle el amor
    una última vez

    eso si tiene mas sentido

    y después qué?


    entonces
    ella me llamó
    y me dijo
    que nos viéramos

    nos juntamos
    y me dijo

    que no quería nada
    porque no quería
    verme muerto

    y ahora
    si que
    daría mi vida
    por una última
    llamada suya

    ResponderEliminar
  6. usted dirá
    pero así como van las cosas
    no le veo sentido
    yo que usted
    me calmo y
    por sobre todo
    el remedio es uno solo
    dejar de pensar en
    uno mismo
    no sea testarudo
    ahí esta la razón del mal
    usted piensa en usted
    no en ella
    en lo mal que está usted
    echar de menos
    es el acto mas egoísta
    que existe
    Porque echar de menos
    es pensar en uno mismo
    no en el otro

    ResponderEliminar
  7. Y en cuanto a su otro problema, como dice Wilde: "no cuesta nada ser un caballero con la mujer que no le interesa" Claro que de ahí a tirarse toda la responsabilidad encima, suena un poco sospechoso, no? en fin, usted sabrá Capitán lo que hace, como lo hace, de que lo hace y lo alimenta.

    ResponderEliminar
  8. (Roberto Juarroz / Poesía vertical)

    A veces parece
    que estamos en el centro de la fiesta
    Sin embargo
    en el centro de la fiesta no hay nadie
    En el centro de la fiesta está el vacio
    Pero en el centro del vacío hay otra fiesta

    ResponderEliminar
  9. Si todos actuaramos con sentido lógico, habrían muchas cosas que jamás sucederían -las expresiones artísticas entre ellas probablemente- Lo que nos revela como humanos, es exactamente eso, las emociones y poder expresarlas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. pd. mi redacción apesta. lo siento.

    ResponderEliminar

Compatir