24 septiembre, 2010

2 comentarios:

  1. Nº38

    Hay ciertas personas con quien puedes encontrarte y conversas de un modo improvisado y que muy rápido en el transcurso de esa conversación te das cuenta que nada funciona. La persona que tienes enfrente es impenetrable, desinteresada, y algo por cierto de torpeza reflejan sus ojos. Es una torpeza que viene de la indiferencia arrogante de quien cree que está en otra, por sobre los demás. Así fue mi breve intercambio con esta mujer azul. Ella se juraba experta, perita en artes visuales, en la nebulosa del arte contemporáneo ella creía saberlo todo. Y resultó ser un verdadero fiasco cuando le hice ver lo contrario. Su arrogancia se tradujo en una breve inseguridad para luego con furia mandarme a la mierda: y quien te crees tu que eres, ustedes los artistas actuales han perdido la refinada compostura de antaño y se arrogan el derecho de decir lo que se les antoja. A lo cual yo le pregunté, y reconozco que fui asqueroso: pero dime una cosa, hace cuanto que no te tiras a un hombre, imagino que hace mucho, debes calmar tu histeria y la mejor manera en estos casos como el tuyo, el sexo es una buena terapia. Tuve que alejarme con prontitud.

    ResponderEliminar
  2. Hoy a partir de las nueve
    es la fiesta de Chaco!

    te estaré esperando
    para bailar contigo

    se que no vendrás
    es imposible

    pero de todos modos
    te estaré esperando

    para bailar contigo

    ResponderEliminar

Compatir