08 junio, 2010

6 comentarios:

  1. Listado avanzado de nombres de una zona donde en sueños estuve anoche

    Glendale
    Scottsdale
    Mesa
    Tempe
    Phoenix
    Chandler
    Gilbert
    Peoria
    North Mountains Preserve
    Phoenix Mountains Preserve
    Paradise Valley
    Gene Autry Park
    E Brown Rd
    N Greenfield Rd
    E Apache Trail
    Pequeño Park
    E Southern Ave
    Tonto National Park

    ResponderEliminar
  2. Doctor Stanley Polarbip8 de junio de 2010, 17:52

    ' Visual Basic
    g.DrawLine(myPen, 1, 1, 45, 65)
    g.DrawBezier(myPen, 15, 15, 30, 30, 45, 30, 87, 20)
    g.DrawEllipse(myPen, New Rectangle(33, 45, 40, 50))
    g.DrawPolygon(myPen, New PointF() {New PointF(1, 1), _
    New PointF (20, 10), New PointF(5, 4), New PointF(100, 2), _
    New PointF(200, 50), New PointF(39, 45)})

    // C#
    g.DrawLine(myPen, 1, 1, 45, 65);
    g.DrawBezier(myPen, 15, 15, 30, 30, 45, 30, 87, 20);
    g.DrawEllipse(myPen, new Rectangle(33, 45, 40, 50));
    g.DrawPolygon(myPen, new PointF[] {new PointF(1, 1),
    new PointF (20, 10), new PointF(5, 4), new PointF(100, 2),
    new PointF(200, 50), new PointF(39, 45)});

    // C++
    g->DrawLine(myPen, 1, 1, 45, 65);
    g->DrawBezier(myPen, 15, 15, 30, 30, 45, 30, 87, 20);
    g->DrawEllipse(myPen, Rectangle(33, 45, 40, 50));
    PointF myPointFArray[] = {PointF(1, 1),
    PointF(20, 10), PointF(5, 4), PointF(100, 2),
    PointF(200, 50), PointF(39, 45)};
    g->DrawPolygon(myPen, myPointFArray);

    ResponderEliminar
  3. Doctor Stanley Polarbip9 de junio de 2010, 8:39

    Se observará que Freud, al fin de su obra, tiende a conceder a la ambivalencia una importancia creciente en la clínica y la teoría del conflicto. El conflicto edípico, en sus raíces pulsionales, se concibe como un conflicto de ambivalencia (Ambivalenz Konflikt), siendo una de sus principales dimensiones la oposición entre «[...]un amor bien fundado y un odio no menos justificado, dirigidos ambos hacia la misma persona». Desde este punto de vista, la formación de los síntomas neuróticos se concibe como el intento de aportar una solución a tal conflicto: así, la fobia desplaza uno de los componentes, el odio, hacia un objeto substitutivo; la neurosis obsesiva intenta reprimir la moción hostil reforzando la moción libidinal bajo la forma de una formación reactiva. Esta diferencia de enfoque que en la concepción freudiana del conflicto es interesante en cuanto sitúa las raíces del conflicto defensivo en la dinámica pulsional, y también porque induce a buscar, tras el conflicto defensivo (en la medida en que éste pone en juego las instancias del aparato psíquico), las contradicciones inherentes a la vida pulsional.

    ResponderEliminar
  4. Doctor Stanley Polarbip9 de junio de 2010, 8:44

    Elaborado por Bleuler en una perspectiva clínica, retornado por Abraham desde el punto de vista genético y de su interés práctico en el desarrollo de la cura, abordado por Freud desde un doble punto de vista, práctico y teórico, el concepto de ambivalencia sólo reveló todo su alcance gracias al desarrollo de la segunda tópica.



    En la tercera edición (1920) de su Tratado de psiquiatría, Bleuler presenta en primer lugar «la ambivalencia afectiva» con referencia a la experiencia común. «Ya el sujeto normal, en efecto, siente dos almas en su pecho. Teme un acontecimiento y lo anhela (herbeisehren) al mismo tiempo»; por ejemplo, una operación, ocupar un nuevo cargo. Con la mayor frecuencia, y del modo más dramático, estos trastornos dobles son la consecuencia de representaciones de personas odiadas, temidas o amadas al mismo tiempo, en particular cuando interviene la sexualidad, que implica un factor positivo poderoso y un factor negativo no menos poderoso. Este último está condicionado por el sentimiento de vergüenza y las inhibiciones sexuales, por la apreciación negativa de la actividad sexual como un pecado, y por la valorización de la ascesis como una virtud elevada.



    Sobre este punto, Bleuler remite al lector a su artículo de 1915, aparecido en el Jahrbuch für Psychanalytische Forschungen, con el título de «La resistencia sexual». De modo que, en su pensamiento, la ambivalencia aparece como complementaria de la represión; es el sentmiento que acompaña a la represión. Sin embargo, precisa Bleuler, esas tonalidades de sentimientos ambivalentes son excepcionales en las personas que disfrutan de buena salud. En síntesis, el fenómeno resulta de apreciaciones contradictorias. El sujeto ama menos en razón de las malas cualidades, y odia menos en razón de las buenas cualidades, pero el enfermo no puede reunir las dos tendencias. Odia y ama a la vez, sin que los dos efectos se atenúen o interfieran recíprocamente. Desea la muerte de su mujer, y cuando una alucinación se la presenta desespera, y quizá llore y a continuación ría. Estos pares ambivalentes son principalmente los que se ponen de manifiesto en la patología o en numerosos fenómenos de la psique normal, como el sueño y la poesía. Finalmente, Bleuler señala que se los observa a menudo en la esquizofrenia.

    ResponderEliminar
  5. Doctor Stanley Polarbip9 de junio de 2010, 8:45

    Además se advierte que un bosquejo puramente descriptivo de la ambivalencia, basado en la prolongación que aporta la clínica al testimonio de la experiencia común, ayuda muy poco a construir el concepto de una manera que le otorgue valor operatorio. Esto es lo que demuestra en particular la contribución de Abraham, fundada en el análisis de la melancolía, así como la concepción de Bleuler lo había sido en el de la esquizofrenia. En efecto, ubicándose en una perspectiva genética, abierta por la afección melancólica, y en cuanto ésta aparece como marcada por el sello de la oralidad, Abraham se esforzó en presentar la ambivalencia como característica de ese momento de la organización libidinal en el que el devoramiento agresivo del objeto se descubre originariamente asociado a su investidura. Por ello no es posible llevar a este nuevo campo de investigación los primeros trazos que el concepto había recibido del análisis de la esquizofrenia.

    ResponderEliminar
  6. Doctor Stanley Polarbip9 de junio de 2010, 9:04

    A continuación entregamos la puntuación de algunos factores para encontrar la felicidad

    Dinero (+ 0,5 ptos)
    salud (+ 2)
    comida poco saludable (- 2)
    belleza (+ 0,5)
    bienestar mental (+ 1)
    clase social (+ 0,5)
    suerte (+ 1)
    pobreza (- 2)
    emociones negativas (- 5)
    falta de confianza (- 1)
    pérdida de control (- 3)
    vitalidad (+ 1)
    curiosidad (+ 1)
    humildad (+ 1)
    estrés (- 4)
    buenos recuerdos (+ 3)
    televisión (- 4)
    jardinería (+ 3)
    risa (+ 4)
    divorcio (- 4)
    iglesia (+ 2)
    mascota (+ 2)
    metas (+ 5)
    desempleo (- 2)
    materialismo ((- 4)
    valores (+ 2)

    ResponderEliminar

Compatir