16 abril, 2009

8 comentarios:

  1. ..."trata, trata". Quizás cuando cumplas 88, 99 o 111 lo logres.

    ResponderEliminar
  2. 8. En el transcurso de estos últimos años ha surgido en la escena del arte santiaguino, un tipo de artista singular que responde a un requerimiento y lógica de mercado: de la supuesta profesionalización del artista de cara al mundo del arte: Se trata de el artista-catálogo. Por lo general este responde a la categoría de artista emergente, pero es posible identificar sin mucha dificultad a uno que otro de la familia de los grandes próceres de las artes visuales. A fuerza de elaborar una estrategia de visibilidad de folleto el artista va paulatinamente desapareciendo. El catálogo ya no es el registro que queda como testimonio de un evento, de una exposición, de una acción, etc. Sino que se trata de la elaboración de un producto refinado que se cristaliza como un objeto de creación. En el diseño cuidadoso de cada página, fotografía o texto, está el artista. El artista catálogo ha desaparecido con su obra material para re-aparecer como un muestrario de lo que hizo o hace. Desde ya podríamos decir, como lo sugiere la tipología que el artista es el catálogo.

    ResponderEliminar
  3. “Contrariamente a los protagonistas del land art, dejando sus talleres para recorrer on the road las gigantescas planicies americanas a la búsqueda de un lugar para su empleo, los artistas de hoy en día no se implican en nada, no parten en expedición, ellos se pasean. No se posicionan frente al paisaje, sino que se deslizan al interior de éste. El paseo encubre una virtud eficaz y salvadora: porque muebla el tiempo y permite simplemente habitar el mundo."

    ResponderEliminar
  4. 6. La honestidad intelectual es un oxímoron."

    ResponderEliminar
  5. Justamente. Al oxímoron me remito. Esperemos que sólo en lo intelectual la honestidad sea eso, pero a estas alturas, no tengo ninguna certidumbre de ello.

    ResponderEliminar
  6. me imagino, me quedo clarito comme l'aeux de roche, depuis hier soir.

    ResponderEliminar
  7. L'eaux, quería decir, pardon!!!

    ResponderEliminar
  8. Justamente. Al oxímoron me remito. Esperemos que sólo en lo "delictual" la honestidad sea eso, pero a estas alturas, no tengo ninguna certidumbre de ello.
    Yo tampoco.

    ResponderEliminar

Compatir