18 noviembre, 2010

8 comentarios:

  1. te pasaste, encuentro de terror ese rostro y el nombre es como anillo al dedo, perturbador y humorístico al mismo tiempo

    ResponderEliminar
  2. sus ojos y su lengua, su segundo apellido.
    Es raro usted Capitán, me gusta.

    ResponderEliminar
  3. me refería a la lengua y ojos de la retratada, obviamente.
    conociéndolo...

    ResponderEliminar
  4. ojos bizcos, me recuerda el retrato de la espinilluda de la heladería.

    de niña jugaba a hacer muecas y caras deformes, pasaba horas frente al espejo...

    Saludos Capitán

    ResponderEliminar
  5. Mira, con esas historias; yo también fíjate. Sabes, debe ser un asunto de escorpiones: amantes de lo incierto y un gusto por lo monstruoso, en algunos casos mas patológicos, como es el mío: una inclinación deliberada por lo repulsivo. Ahora bien, todo esto y sobre todo lo último, es en el campo de la representación.

    ResponderEliminar
  6. no es tan así precioso, recuerdas cuando me asustaste a morir y luego están tus fantasmas que según tu eres tu, no faltaba más, "campo de la representación", mi abuelita, eres un diablillo de verdad, fresco.
    je t'aime

    ResponderEliminar
  7. y si acaso todo es un invento.
    La invención es una realidad paralela tan poderosa y verdadera como la realidad misma. "la ficción es la única experiencia real que nos queda en el espacio de la creación" El arte tiene esa capacidad, la de suscitar esta experiencia.

    ResponderEliminar

Compatir