30 noviembre, 2010

10 comentarios:

  1. su piel fría, gris pálida, sus ojos cálidos y un poco tristes. Como "une femme fatale" polaca.

    saludos mi Capitán

    ResponderEliminar
  2. definitivamente algo de aquello tiene, como tu?

    ResponderEliminar
  3. Guaaacho...!! qué liiindo erí por la requete cresta!

    ResponderEliminar
  4. pero que elocuencia mijita,
    en todo caso de lo que se trata es que pueda dirigir sus dardos de halagos o criticas a mis retratados.
    lo otro lo vemos después

    besines

    ResponderEliminar
  5. EL INCONSTANTE

    Los ojos se me fueron
    detrás de una morena que pasó.

    Era de nácar negro,
    era de uvas moradas,
    y me azotó la sangre
    con su cola de fuego.

    Detrás de todas
    me voy.

    Pasó una clara rubia
    como una planta de oro
    balanceando sus dones.
    Y mi boca se fue
    como una ola
    descargando en su pecho
    relámpagos de sangre.

    Detrás de todas
    me voy.

    Pero a ti, sin moverme,
    sin verte, tú distante,
    van mi sangre y mis besos,
    morena y clara mía,
    alta y pequeña mía,
    ancha y delgada mía,
    mi fea, mi hermosura,
    hecha de todo el oro
    y de toda la plata,
    hecha de todo el trigo
    y de toda la tierra,
    hecha de toda el agua
    de las olas marinas,
    hecha para mis brazos,
    hecha para mis besos,
    hecha para mi alma


    los versos del Capitán

    Pablo Neruda

    ResponderEliminar
  6. “Yo calculaba cuantas veces habíamos hecho el amor. Tenía la impresión que, cada vez, algo se agregaba a nuestra relación pero también esta misma acumulación de gestos y placeres seguramente nos iban alejando el uno del otro. Agotábamos un capital de deseo. Aquello que fue ganado en el orden de la intensidad física se perdía en aquel del tiempo.”

    Annie Ernaux

    ResponderEliminar
  7. “Dante, en la última página de La Vita Nuova, promete escribir un poema en el cual espera decir de su amada lo que no ha sido dicho de una mujer alguna. Muchos años más tarde él terminó La Divina Comedia, pero para poder hacerlo su amor tuvo que morir. Bien desde los inmensos espacios del sur de Río Grande, yo he tratado de imaginarme el viaje inverso, para pasar no de la promesa al trabajo, no de la Vida Nueva a la Comedia pero sí –abiertos como una flor desde nosotros mismos- pasar de la Comedia a la Vida, del trabajo a la promesa, del Viejo al Nuevo Mundo, a las orillas de esta tierra que nos ama. Yo quisiera que nuestra Vida Nueva terminase con esas palabras. Salvo que yo no quiero que mi amor se muera”.

    Raul Zurita

    ResponderEliminar
  8. oiga, lindo sus comentarios, pero dígame una cosa, porqué los repite, esto ya lo había dicho, no es así?, será acaso un capricho del capitán, del artista?

    ResponderEliminar
  9. oiga linda, linda su aseveración; efectivamente, se trata de re-significar cosas nada más, así como lo traduce usted mijita, caprichos del autista visual

    saludos

    ResponderEliminar

Compatir