31 agosto, 2009

1 comentario:

  1. Abordar el arte es abordar al artista, abarcarlo en lo físico, en lo psicológico, en lo social, esta es la vuelta del artista, ese cuerpo por excelencia productor de bienes estéticos. Un examen complejo. Por una parte del hecho de la multiplicidad virtual de posiciones artísticas posibles. Por otra parte a causa de la inscripción social específica del arte perteneciendo a la edad contemporánea..
    Participando de la esfera donde se elaboran los bienes simbólicos, el arte contemporáneo no es ni una producción en el sentido estricto, ni una necesidad social imperativa mas allá de la propia exigencia del artista. El arte contemporáneo, en la ocurrencia, es la cosa de alguien antes de ser _ o de no ser nunca _ esta cosa mas que a un grupo constituido _ o no agregándose _ a sus representaciones estéticas ya adquiridas. El artista, a decir verdad, no deviene indispensable al grupo que a condición de serlo sin plazo a el mismo.
    La ascensión a este estatuto de individuo indispensable presupone, al menos y a la vez, una capacidad de expresión y la adquisición de esta “posición” artística evocada al instante: dos disposiciones imperativas, capaces por si mismas de conducir al artista a la existencia pública, teniendo por finalidad de hacer del artista y su obra seres absolutamente singulares, y al mismo tiempo captar la atención.
    Paul Ardenne

    ResponderEliminar

Compatir