17 agosto, 2009

1 comentario:

  1. No uno sino que varios.



    La aventura de la modernidad nos ha legado una constelación de obras extraordinarias, donde los riesgos inventivos se sucedieron de un modo vertiginoso. Fuera de toda sospecha, hoy día sabemos que el artista moderno logró alzarse en su autonomía de vivir y pensar el mundo como mejor le pareció. A pesar de los horrores e incertidumbres de nuestro siglo, el artista moderno se impone un paso, un ritmo propio, y desde ese espacio de conciencia ganado, porque está seguro, convencido que es desde él mismo que emana la posibilidad de una creación, avanzó para siempre hasta agotar la última forma posible.

    ResponderEliminar

Compatir