26 agosto, 2009

3 comentarios:

  1. Hace unas semanas atrás estuvo de visita en nuestro país, el artista chileno perteneciente al grupo Signo, Claudio Bonati que vive en España y en un seminario, parecido a este, que dio en la Universidad de Valdivia relató, según me cuenta un amigo, una historia que data de la época de su llegada a Madrid, estamos hablando de 1973, 1974, y dice lo siguiente:

    “El dibujante chileno Fernando Krhan, entregaba regularmente obras a una galería, y no le iba mal. El problema era la no conformidad con el tipo de trabajo que realizaba para vender, ya que sus inquietudes artísticas eran otras también. Y un buen día inventó a un pintor para poder realizar otro tipo de creación, totalmente diferente en donde él, como nuevo personaje podía explorar otras maneras de llevar a cabo una realización pictórica. Al cabo de un tiempo se propuso inventar a otro artista aún más audaz. Sucedió que el galerista se fascinó con esta última obra del recién llegado y misterioso autor, y empezó a pedirle más y más trabajos. Krhan que pasó a ser el representante de su propia ficción se cansó y sobre todo molesto también de este artista que vendía todo y que además estaba pronto a realizar una exposición individual, cosa que el no había logrado jamás siendo él mismo. Ante la encrucijada de tener que presentar al artista exitoso en sociedad, Krhan, el "real" fabricó un accidente en Suiza, Ginebra, en donde hace fallecer a este pobre hombre.

    ResponderEliminar
  2. . Hoy día conocemos pero no muy bien, al artista del presente ese que llamamos contemporáneo, un personaje difícil de descifrar desde ya, por la cantidad de tipos distintos de artistas que existen en el universo del arte.
    Un individuo que encarna en si mismo la multiplicidad. Un término exacto sería, como lo sugiere Paul Ardenne , el artista proteiforme. Un multi-tipo. En la ocurrencia, el que en su vida o su carrera, asumirá distintos roles, formas de avocarse al trabajo, actitudes que marcaran una etapa especifica de su obra, un ser refractario, solitario, a veces militante asumido, sin temor al fiasco pero con altas probabilidades de ser mimado por el sistema, “la maquina del arte”. Un artista en resumen, esencialmente de nuestro tiempo contemporáneo. Argumentando irónicamente, podríamos señalar al artista actual como, el artista tipo, representante finalmente de todos los tipos de artistas de nuestro tiempo. Pero en definitiva estamos hablando de un personaje errático y lucido a la vez, que tiene, no siempre, un manejo y comprende las recetas dejadas por los extraordinarios modernos, y que muchas veces a pesar de aceptar la diversidad de mundos estéticos y posiciones, “fantasmea” con una obra universal, que pueda por fin recepcionar el sentido buscado por el artista a través de su obra. Por último, el sabe que el arte ha cambiado profundamente, que el artista es otro, que la realidad le es adversa, a pesar que las apariencias hablen de lo contrario, el artista mas que nunca puede ocupar indistintamente el primer y último escalafón social del complejo sistema del arte.

    ResponderEliminar
  3. “Contrariamente a los protagonistas del land art, dejando sus talleres para recorrer on the road las gigantescas planicies americanas a la búsqueda de un lugar para su empleo, los artistas de hoy en día no se implican en nada, no parten en expedición, ellos se pasean. No se posicionan frente al paisaje, sino que se deslizan al interior de éste. El paseo encubre una virtud eficaz y salvadora: porque muebla el tiempo y permite simplemente habitar el mundo."
    Marc Olivier Wahler

    ResponderEliminar

Compatir