12 mayo, 2009

4 comentarios:

  1. aunque como ya hemos vivido, las cosas nunca quedan en el punto que quisimos que quedaran.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas como están son, básicamente, cambiantes. Depende de dónde y con quién estemos en el momento en que las dejemos estar como están. Si las dejamos como están, las cosas pueden ser mucho más cambiantes que si tratásemos de hacer algo por ellas. Es decir, las cosas no son estáticas. Si las dejamos simplemente, en muchos casos, las cosas quedan expuestas a vértigos inconmensurables y a peligros infinitamente deliciosos.

    ResponderEliminar
  3. C`est qu`il y a , je pense, entre les choses du monde moderne et les bonheur, un rapport obligé. Un certaine richesse de notre civilisation rend un type de bonheur possible: on peut parler, en ce sens, commo du bonheur d`Orly, des moquettes profondes, d´une figure actuelle du bonheur qui fait, je crois, que pour etrè heureux, il faut etrè absolument moderne. Ceux qui se sont imaginé que je condamnais la société de consommation n`ont vraiment rien compris à mon livre. Mais ce bonheur demeure un possible; car, dans notre société capitaliste, c`est: choses promises ne sont pas choses dues.

    Georges Perec

    ResponderEliminar
  4. Por eso, mejor no esperar nada (digo, siguiendo a Gonzalo). Uno decide, intenta, balbucea, susurra, abandona, se deja abandonar. Pero no es posible esperar nada. Sólo hay q dar paso a lo rizomático.

    ResponderEliminar

Compatir