30 mayo, 2010

9 comentarios:

  1. En el transcurso de la melancolía y otras desdichas.

    Por fin habían llegado a ese espacio abierto tan anhelado desde hace tanto tiempo: una planicie alta, una plataforma llena de verde y salpicada de diversos matices de amarillos y anaranjados cadmios y rojo bermellón , resplandeciente de una luz otoñal de comienzos de mayo. Todo parecía tan perfecto y único, el esfuerzo realizado daba sus frutos. Ahora sólo bastaba caminar tranquilamente por aquel espacio amplio que seguía y se abría ante ellos como una promesa de amor y felicidad, consolidando su aventura, su romance. Justo en ese momento a ella se le ocurrió acercarse a un lado de la planicie para ver el abismo desde donde habían llegado, él la acompañó tratando de persuadirla de no desviarse tanto, miraron un instante hacia abajo el despeñadero vertiginoso, daba un poco de susto. Entonces él percibe algo extraño pero se siente confiado y feliz, ella se ha retirado un poco hacia atrás, él sigue mirando el vacío y antes de darse cuenta, ella está detrás suyo y ya le a dado el empujón violento que lo hace caer.

    Capitán Zanahoria

    ResponderEliminar
  2. 69 formas en que una mujer puede terminar una relación

    0. Tenemos que hablar (preferentemente por SMS).
    1. Tengo la sensación de que nos estamos alejando.
    2. Hoy creo que nos tendríamos que haber conocido de aquí a dos años.
    3. Realmente me gustas mucho, pero estoy confundida.
    4. Tú nunca tomas la iniciativa, siempre tengo que ser yo.
    5. Será mejor que nos demos unos meses para respirar.
    6. Eres maravilloso, sensible, simpático, gracioso, tienes conversación... pero necesito algo más en mi vida.
    7. Gracias a Dios la culpa no es de nadie, las cosas duran lo que duran.
    8. Una cosa está clara, no es culpa tuya, el problema soy yo.
    9. Recuerda algo: ya te avisé de que soy un espíritu libre.
    10. Ahora es diferente, ya no hay chispa entre nosotros.
    11. Necesito a alguien más maduro a mi lado.
    12. Necesito vivir nuevas experiencias y conocer a otras personas.
    13. Hemos entrado en un circulo vicioso y necesito escapar.
    14. Necesito un tiempo para reflexionar.
    15. Nos hemos conocido en un periodo muy complicado de mi vida...
    16. Creo que nuestra relación ha caído en la monotonía, ya no es como al principio.
    17. He hablado con mis amigas y creemos que lo mejor es que lo dejemos un tiempo.
    18. Es que no tenemos la misma escala de valores.
    19. He notado que últimamente te has dejado un poco...
    20. No he estado con ningún chico mejor que tú, pero no es lo que yo quiero.
    21. Lo mejor es dejarlo para no hacerte daño.
    22. No quiero cerrar ninguna puerta, quizás en el futuro...
    23. Somos muy diferentes. Tú sólo piensas como un hombre.
    24. El sexo no es lo más importante.
    25. ... me lo acabas de quitar de la boca... yo pienso igual que tú.
    26. ¿Tú crees en el destino? Yo sí.
    27. Seguro que dentro de un mes me estaré tirando de los pelos, estoy segura, pero creo que lo mejor es dejarlo. 28. Sólo me buscas cuando te interesa tener sexo conmigo.
    29. Creo que no estoy preparada para llevar una relación.
    30. Siempre podremos seguir compartiendo las mismas cosas, si quieres, claro...
    31. Tú necesitas a alguien que te quiera de verdad.
    32. Hoy sé que me estoy equivocando, pero es algo que debo hacer.
    33. Realmente pensaba que eras diferente pero ahora veo que eres como los demás.
    34. Todo tiene un principio y un final.
    35. Seguro que te irá mucho mejor sin mí..
    36. Estoy cansada de dar sin recibir nada a cambio.
    37. Ganaremos los dos. No me veo en el futuro contigo.
    38. Un beso tuyo ya no es como al principio.
    39. Respira tranquilo, esto me duele más a mí que a ti.
    40. Ahora creo que es hora de que empiece a pensar un poco en mí.

    ResponderEliminar
  3. 41. No estoy preparada para algo serio.
    42. Yo no soy tu mujer ideal ni tú mi hombre ideal...
    43. Eres demasiado perfecto, no te encuentro ningún fallo, y eso me asusta.
    44. Me he dado cuenta, después de 5 años, de que no estamos hechos el uno para el otro...
    45. Yo necesito alguien que me entienda.
    46. Las personas cambiamos...
    47. Necesito un cambio de 180 grados en mi vida.
    48. Estoy haciéndonos un favor tomando esta decisión.
    49. Yo te quiero, pero de otra manera.
    50. Es mejor que lo dejemos ahora, antes de que nos hagamos daño.
    51. Las cosas están yendo demasiado deprisa...
    52. Es que eres demasiado bueno conmigo.
    53. No podemos seguir engañándonos de esta manera.
    54. Sé que ahora te duele, pero en el futuro me lo agradecerás.
    55. Es todo tan bonito que me asusta.
    56. Lo nuestro está en punto muerto.
    57. Mejor que lo dejemos ahora que aún estamos a tiempo. Dentro de un año sería peor.
    58. Espero que seas feliz y encuentres una chica mejor que yo.
    59. Yo no sé querer por dos personas.
    60. No somos compatibles sexualmente.
    61. Ya te dije que era un poco lagarta.
    62. Sabes que lo nuestro es imposible.
    63. Ponte en mi piel y lo entenderás.
    64. De verdad, te aseguro que no hay otro.
    65. Creo que te conozco lo suficiente como para saber que no soy lo que buscas.
    66. Necesito estar sola ... para pensar.
    67. Somos dos polos opuestos, lo nuestro no nos lleva a ninguna parte.
    68. Creo que es hora de que nuestros caminos se separen.
    69. No te preocupes, siempre podremos seguir siendo amigos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo dijo...
    “Kafka destruye deliberadamente toda metáfora, todo simbolismo, toda significación, no menos que toda designación. La metamorfosis es lo contrario de la metáfora. Ya no hay sentido propio ni sentido figurado, sino distribución de estados en el abanico de la palabra . La cosa y las otras cosas ya no son sino intensidades recorridas por los sonidos o las palabras desterritorializadas que siguen su línea de fuga.”

    ResponderEliminar
  5. Julieta Carmona dijo...
    "... Sí, y esto significa justamente que actuamos en un espacio simbólico no sólo con los vivos, sino ante todo con los muertos. Todos ellos están representados en este espacio a través de sus obras, a través de sus cuadros, a través de sus teorías, a través de sus posturas, a través de su lenguaje. Utilizamos todos estos dones de la economía simbólica que recibimos de los muertos. Y de ellos surge la exigencia que se nos plantea, esta imposición de representarnos a nosotros mismos, de idear signos propios, de crear una imagen propia; fundamentalmente, de idear el propio entierro, el propio féretro, el propio cadáver. Esta es una exigencia que no proviene de la vida, no proviene de los vivos, y tampoco del contexto de una catástrofe real, viva. Allí reside también la razón profunda de la deficiencia de la mayoría de las teorías sociológicas, que plantean sus argumentos en nombre de la sociedad, y en realidad se refieren sólo a la sociedad de los vivos. Sin embargo, nosotros actuamos ante todo en la sociedad de los muertos, quienes, sin embargo, permanecen como figuras no muertas de la herencia cultural." Groys 47, El cadáver del filósofo.

    ResponderEliminar
  6. ...en lo que estas, en lo que haces, pero como podría hacerlo, despues de todo lo que ha pasado, no sé, quisiera creerte en lo que estas, en lo que haces...

    ResponderEliminar
  7. el día que finalmente ella se decidió a llamarlo ya era demasiado tarde. La noche que el decidió dejar de quererla fue porque otro cuerpo mas joven firme y hermoso irrumpió expulsando la tristeza que lo consumía. Pero esto él no se lo dijo, porque jamás le contestó sus llamadas.

    ResponderEliminar
  8. El que pierda una vez a su amada, siempre volverá a perderla. Aquel en cuyas proximidades ocurrió alguna vez un asesinato, siempre debería estar preparado para un nuevo asesinato

    Hans Henry Jahnn

    ResponderEliminar
  9. Capitán Zanahoria31 de mayo de 2010, 16:19

    Habré de levantar la vasta vida
    que aún ahora es tu espejo:
    cada mañana habré de reconstruirla.
    Desde que te alejaste,
    cuántos lugares se han tornado vanos
    y sin sentido, iguales
    a luces en el día.
    Tardes que fueron nicho de tu imagen,
    músicas en que siempre me aguardabas,
    palabras de aquel tiempo,
    yo tendré que quebrarlas con mis manos.
    ¿En qué hondonada esconderé mi alma
    para que no vea tu ausencia
    que como un sol terrible, sin ocaso,
    brilla definitiva y despiadada?
    Tu ausencia me rodea
    como la cuerda a la garganta,
    el mar al que se hunde.




    Jorge Luis Borges

    ResponderEliminar

Compatir