01 mayo, 2010

3 comentarios:

  1. “Entre James Ensor y Edvard Munch se produjo un quiebre irremediable, oscuro e incierto, una fisura que afectó y se anidó en el inconciente colectivo de una legión de artistas notables de principios de siglo XX. Las consecuencias, con el pasar de los años, se fueron diluyendo pero hay quienes escuchan aún, entre sueños, susurros y gemidos de una silueta que ya no es mascara.”


    Pieter Bruckherman
    Diario en vigilia

    ResponderEliminar
  2. Munch pasó una infancia con numerosas enfermedades, y de los cinco hermanos originales tan sólo Andreas se casaría, muriendo unos pocos meses después de la boda. Estos hechos podrían explicar la oscuridad y el pesimismo de gran parte de la obra de Munch. Más tarde afirmó: "La enfermedad, la locura y la muerte fueron los ángeles que rodearon mi cuna y me siguieron durante toda mi vida". Varias fuentes modernas describen la enfermedad de Munch como un caso probable de desorden bipolar. Él consideraba esta personalidad conflictiva y un tanto desequilibrada como la base de su genio.

    ResponderEliminar
  3. Mientras las primeras obras de Ensor, como Música rusa (1881) y Los borrachos (1883), muestran escenas realistas en un estilo sombrío, su paleta posteriormente se aclaró y favoreció temas progresivamente extraños. Pinturas como Las máscaras escandalizadas (1883) y Esqueletos peleando sobre un hombre ahorcado (1891) muestran figuras con máscaras grotescas inspiradas en las que se vendían en la tienda de regalos de su madre durante el carnaval anual de Ostende. Desde 1880 hasta 1917, tuvo su taller en el ático de la casa de sus padres.

    ResponderEliminar

Compatir