23 diciembre, 2009


5 comentarios:

  1. queramoslo o no, el discurso de la obra o sobre la obra es una suerte de prolongación degradante de esta. Sabemos hace ya tanto rato que las mejores ideas se encuentran en las obras mismas,y todo lo que revolotea alrededor no hace mas que encubrir el desastre de un pobre trabajo o para rematarla, arruinar aquella forma que cobijaba la excelente idea.

    ResponderEliminar
  2. es precisamente lo que se está diciendo, justamente en las universidades hoy en día te enseñan como un dogma, que la obra va acompañada de ese anexo. Y cosa muy diferente es la capacidad que debiera tener el profe para que el alumno hable de los procedimientos de un trabajo o proyecto y no de la fraseología agregada a este.

    ResponderEliminar
  3. EXACTAMENTE... todo lo que revolotea alrededor no hace mas que encubrir el desastre de un pobre trabajo...
    DEFINITIVAMENTE... todo lo que revolotea alrededor no hace mas que encubrir el desastre de un pobre trabajo...
    ESQUIZOFRENICAMENTE... todo lo que revolotea alrededor no hace mas que encubrir el desastre de un pobre trabajo...

    ResponderEliminar

Compatir