20 marzo, 2009

1 comentario:

  1. El autodidacta, el que se ha instruido por si mismo, que enseña, que muestra, “su visión de las cosas”, visión del artista que intenta comprender y señalar la realidad desde su propio campo, lugar desde ya, que le es apenas propicio, porque la realidad está mas pronta a evolucionar que el arte mismo. Y que por otra parte, las propuestas artísticas son una proliferación de mundos distintos de posturas diversas, imposibles de consignar en su totalidad. Este trabajo se abre a una experiencia errática de recorrido, de miradas distintas, y a la búsqueda “casi desesperante” de hacer sentido, en la elaboración de múltiples y pequeños ejercicios, que comentan situaciones, actitudes y gestos banales que traman la vida de un artista. El aprendizaje, su oficio, “Cuaderno de notas, taller de dibujo”, se presenta como una visión retrospectiva de su quehacer, o “Yo también tuve mis etapas” muestra la formación incierta de un personaje, intentando construir algo o simplemente aburriéndose. El carácter paródico opera como una forma asumida de distanciamiento que posibilita el registro de distintos procedimientos formales de producción tales como la ilustración de un chiste, la pintura de un paisaje de montaña tantas veces visto, de una pequeña pintura abstracta, de un paisaje de marina que debiera reconfortarnos, en hitos y acontecimientos de la modernidad: el salto al vacío de Yves Klein, la línea continua de pintura mas larga de la historia del arte, 7200 metros, realizada por Piero Manzoni, etc.

    ResponderEliminar

Compatir