12 noviembre, 2009


3 comentarios:

  1. Parece ser no? que el sistema del arte consolida este camino: el de la torpe espectacularización. Queramoslo o no, son pocos los artistas que no buscan la nebulosa del estrellato celeste. En Chile hacen legión los encandilados.

    ResponderEliminar
  2. Creo que el "arte político" va muy bien en Chile, buen reflejo de la concertada administración institucional; no el de la Ramona Parra por cierto, el cual hace rato fue subordinado y relegado según el criterio culturalmente dominante de carácter "consagración chilensis ABC1".
    Se hace necesario aclarar que el Arte Político Chileno es totalmente "contrarevolucionario", por favor esto es sin ánimos caribeños como querrá más de alguno endosarlo.

    ResponderEliminar
  3. El arte como objeto de decoración. Si eres de los buenos, seguro estarás en un lugar destacado de una casa en La Dehesa.

    El artista bueno es choro, buena onda, cool, la lleva. Participa en una campaña política y tiene discurso de plasticina.

    Lo verdaderamente espectacular de su arte será su desaparición.

    ResponderEliminar

Compatir